www.nexotur.com

NEXOTUR | OPINIÓN EDITORIAL

Empecinamiento europeo y transporte

La apuesta por un sistema de reservas único para billetes de transporte por carretera favorecerá a la agencia

martes 08 de septiembre de 2015, 02:00h

La comisaria de Transporte, Violeta Bulc, ha realizado su primera visita oficial a nuestro país, y no ha dejado indiferente a nadie. Ha reforzado las propuestas comunitarias, evidentes en aspectos como el apoyo al tren, pero ha dado rienda a la incertidumbre con afirmaciones inesperadas.

Considera positivo que en la Unión Europea se instaure un sistema único de billetes para que los ciudadanos se puedan desplazar. Algo muy interesante, pero lejano en el tiempo. En la actualidad, la tecnología seguramente permite iniciar el proceso e, incluso, llevar a cabo pruebas piloto, pero si tenemos en cuenta que ya es complicado integrar el billetaje en una región concreta (gestionada por la misma Administración y en un espacio geográfico más o menos reducido), cuesta pensar en que esto pueda extrapolarse a gran escala. Es una opción de futuro, sin duda, que facilitaría la venta de transporte por carretera en las agencias de viajes, pero el camino se presenta todavía muy largo hasta que sea una realidad implantada.

La comisaria europea también abordó el Plan Juncker, necesario con sus inversiones para mantener en marcha el transporte como elemento vital en cualquier economía, ya que "sin él todo se detendría". Pero las inversiones a realizar deben ser inteligentes desde un punto de vista económico (para la sociedad y el empresariado) y ambiental, ya que Bulc recordó que el Sector es responsable directo de un importante porcentaje de las emisiones contaminantes emitidas a la atmósfera. Cada vez menor —tendencia que no se debe obviar— pero aún elevado.

El problema surge cuando la eslovena se alinea con algunas posturas no demasiado favorables a los intereses nacionales. Por ejemplo, el pago de peajes por uso de vías de alta capacidad. No es una sorpresa, ya que Europa ha legislado un marco para la euroviñeta, pero tampoco era necesario que lo promocionara. Máxime, cuando en nuestro país, Fomento ha desestimado tal opción de manera general, a pesar de que ha querido (sin éxito) desplazar al camión a vías de peaje por obligación.

Otro asunto que preocupa al transporte por carretera es el incondicional apoyo comunitario al tren, que se extiende a Ejecutivo español. Tras ensalzar el "excelente trabajo" realizado aquí en el segmento de alta velocidad, Bluc apuesta por continuar en esta línea de inversión en todo el continente, pero ha dejado aspectos para la reflexión.

Considera que la alta velocidad es el camino para conectar Europa —de ahí los corredores que se han aprobado— pero entiende que, basándose en la rentabilidad, ha dedicado demasiados esfuerzos al trans-porte de pasajeros. Un pequeño tirón de orejas para nuestra Administración, aunque no servirá para que ésta cambie su proceder. Pese al gran apoyo recibido, alcanzar un mínimo de rentabilidad no es factible en el caso del AVE. De ahí que Bulc recomiende modificar el punto de mira y "aprovechar el potencial que plantea el transporte de carga", según sus palabras, ya que "la experiencia de otros países indica que las mercancías son el mejor camino para rentabilizar la inversión".

También recordó a quien pueda interesar que se debe abrir la competencia, puesto que, de no hacerse, resultará difícil alcanzar los niveles necesarios de eficiencia y de prestación de servicio. Ahí queda eso. Muchos deberían tomar nota de la propuesta de la comisaria. Pero si debemos seguir las directrices marcadas por Bruselas, sigámoslas todas, reconociendo los errores cometidos ...y dejando de insistir en ellos.

La comercialización del transporte por carretera en autobús, al igual que la alta velocidad en el tren, debe pasar (cada día más) por implantar sus sistemas de reservas en las agencias.

Que le sea útil. Ese es nuestro mayor interés.