www.nexotur.com

Los Ministros de Interior de la Unión Europea, reunidos en Toledo, aplazan su debate sobre la implantación de escáneres

viernes 22 de enero de 2010, 01:00h

Los ministros de Interior de la Unión Europea reunidos en Toledo han aplazado su discusión sobre la implantación de escáneres personales y han apostado por impulsar otras tecnologías como la creación de "un gran registro europeo de pasajeros". El encuentro, centrado en la seguridad aérea, cuenta con la presencia de la secretaria de Seguridad Interior de Estados Unidos, Janet Napolitano.

El vicepresidente de la Comisión Europea, Jacques Barrot, presente en la reunión, se ha comprometido a "acelerar la presentación del informe sobre el buen uso de las nuevas tecnologías, en particular de los escáneres personales". No obstante, Barrot ha hecho hincapié en que los escáneres no son la única respuesta, subrayando que no hay que "obsesionarse" con ese tema, ya que "un buen registro de datos de pasajeros puede ser igual de eficaz".

El ministro del Interior, Alfredo Pérez Rubalcaba, ha admitido la "polémica" generada, pero ha recordado que es una materia que también compete a otros Consejos como el de Justicia o Transportes. Asimismo, ha abogado por esperar a conocer los informes al respecto de la Comisión Europea para adoptar una decisión conjunta.

Durante la reunión se han abordado otros mecanismos entre los que ha destacado una petición a la Comisión Europea para que se elabore un registro comunitario de pasajeros. "Hemos acordado que vamos a tener un PNR Europeo que es el mejor sistema de intercambio de información a la hora de proteger los vuelos", ha anunciado Barrot.

Por su parte, el embajador estadounidense en España, Alan D. Solomont, ha opinado que el refuerzo de las medidas de seguridad en los vuelos con destino Estados Unidos, ordenado por el presidente Barack Obama, no supondrá un descenso en el número de turistas que viajan a este país. Asimismo, ha destacado que en el caso de España ésta es una de las "áreas de cooperación" bilateral porque a ambos países les interesa "garantizar la seguridad en el transporte aéreo".