www.nexotur.com

El IPC experimenta un descenso de dos décimas en agosto pese al aumento del precio de los productos turísticos

La variación de los precios del viaje organizado ha supuesto un incremento del 1,4% de la tasa mensual del grupo ocio y cultura

viernes 12 de septiembre de 2008, 01:00h

Tras cuatro meses de tendencia alcista, el IPC parece dar un respiro a los consumidores, experimentando un descenso de dos décimas respecto al pasado mes. Entre los sectores que han influido en esta bajada, cabe destacar el transporte, cuya tasa mensual registra una caída del 2,3%.

El Índice de Precios de Consumo (IPC) ha experimentado un descenso de dos décimas en agosto respecto al pasado mes, mientras que la tasa interanual es del 4,9%, cuatro décimas por debajo de la registrada en el mismo periodo de 2007. De este modo, tras cuatro meses de tendencia alcista, el IPC parece dar un ligero respiro a los consumidores, según los datos publicados por el Instituto Nacional de Estadística (INE).

Pero no todos los sectores han contribuido a este descenso del IPC mensual. Por ejemplo, el grupo ocio y cultura cierra agosto con una tasa del 1,4%, que repercute un 0,106 en el índice general, debido principalmente a la variación de los precios del viaje organizado. En agosto, en consonancia con el habitual encarecimiento de los productos relacionados con el Turismo, el precio de los ‘paquetes’ turísticos ha experimentado un aumento del 7,7%.

Además del segmento de ocio y cultura, también ha sido positiva la variación del sector de los hoteles, cafés y restaurantes, que impulsado por la considerable escalada de los alojamientos turísticos, habituales en la temporada estival, registra un ascenso del 0,8%. Asimismo, la repercusión de este sector en el IPC de agosto es 0,098.

Cambio de tendencia

Para explicar el cambio de tendencia que ha vuelto a situar la inflación interanual por debajo de la barrera del 5%, hay que analizar la variación del transporte, cuya tasa mensual ha caído un 2,3% respecto al mes de julio. Este comportamiento se fundamenta en el descenso del precio del barril de Brent, que, tras alcanzar máximos históricos, parece volver a precios más lógicos. De hecho, por primera vez desde el pasado mes de abril, el barril de Brent se sitúa por debajo de la barrera de los 100 dólares.

Entre los grupos con repercusión mensual negativa, además del transporte, también hay que mencionar el vestido y calzado y la vivienda. En el caso del primero, la tasa mensual ha caído un 0,7%, mientras que el precio de la vivienda retrocede un 0,3%.