www.nexotur.com

La formación turística universitaria da un giro hacia el área más empresarial del Sector, de acuerdo a las tendencias del mercado

La Universidad Antonio de Nebrija es una de las cinco que impartirán el nuevo Grado Superior en Turismo, en base a requisitos europeos

jueves 11 de septiembre de 2008, 01:00h

La formación en Turismo "va mal", en parte porque no existe una verdadera adecuación entre el ámbito formativo y el empresarial, a juicio de Manuel Figuerola. En este sentido, la cercanía al cliente y mayores conocimientos acerca del ámbito empresarial parecen marcar la tendencia formativa.

El Sector turístico es cambiante, y el conocimiento que se tiene sobre él se manifiesta como una de las claves de su éxito. No obstante, la formación actual en Turismo "no es todo lo buena que debiera", asegura el director del departamento de Turismo de la Universidad Antonio de Nebrija, si bien uno de los primeros pasos para remediar esta situación ya se ha dado. La Antonio de Nebrija es una de las cinco universidades —junto a la Rey Juan Carlos, Carlos III, Universidad Europea y Udima—que impartirán, durante el próximo curso académico 2008-2009, el nuevo Grado Superior en Turismo, adaptado a los requisitos europeos que marca Bolonia, dejando de ser una Diplomatura para convertirse en una titulación superior. En este sentido, uno de los aspectos más relevantes son "la cercanía al cliente" y al "área más empresarial" del Sector, destaca Figuerola.

‘Divorcio’ entre el ámbito académico y el empresarial

Se puede decir que hasta ahora existía un "divorcio" entre el área formativa y el mercado turístico. O lo que es lo mismo, las escuelas no formaban a sus alumnos en aquellas materias que más requiere el mercado. De ahí que durante los últimos años "las empresas turísticas se han estado nutriendo de alumnos de Administración", destaca Figuerola. Cada vez más, el Sector demanda profesionales con un alto conocimiento de idiomas, así como con una elevada capacidad de organización empresarial, de comercialización de productos turísticos o de gestión del medioambiente. "La tendencia nos lleva hacia materias más operativas y cada vez más alejadas de la cultura", señala el director del departamento de Turismo. Lo que no significa que el Turismo vaya a dejar de lado el lado más ‘humanista’ del Sector, ya que "el Turismo no es sólo empresa, sino que también hay producto", subraya Figuerola, en el que se enmarcan diferentes áreas como la restauración, el alojamiento o el transporte, entre otras.

Por otro lado, la "cercanía" debe marcar la pauta de la formación de profesionales turísticos, apunta el director del departamento de Turismo. En este sentido, el ámbito académico "debe forzar al profesional a adquirir a una actitud interpretativa tanto del consumidor como del cliente", lo que coloca al capital intelectual como uno de los "valores intangibles más relevantes" para el futuro del Sector.

En lo que respecta a la realidad del Sector, el director del departamento de Turismo insiste en que "este paso es importante, aunque no el único que hay que dar". Figuerola insiste en que "debemos incidir en investigación", ya que también son necesarios "los investigadores que formen al profesorado". Y así debe ser si "queremos que España continúe creciendo en competitividad y calidad respecto al resto de destinos turísticos competidores", concluye.