www.nexotur.com

UNA RESOLUCIÓN DEMOLEDORA

La doble quiebra de Marsans

La consideración judicial de concurso ‘culpable’ supone la doble quiebra, la empresarial y la moral

lunes 24 de junio de 2013, 01:00h

El desenlace judicial no ha dejado lugar para las dudas. Gerardo Díaz Ferrán y los herederos de Gonzalo Pascual —junto al liquidador Angel del Cabo— son condenados a pagar los 400 millones de deuda de Marsans. Y se imponen 15 años de inhabilitación para quien fuera patrón de patrones en la CEOE.

Una resolución demoledora. El desenlace judicial no ha dejado lugar para las dudas. Gerardo Díaz Ferrán y los herederos de su exsocio Gonzalo Pascual —junto al liquidador Angel del Cabo— son condenados a pagar los 400 millones de deuda del Grupo Marsans. Y se imponen 15 años de inhabilitación para quien fuera patrón de patrones, al frente de la CEOE, lo que le impide, casi de por vida, actuar de gestor.

Aunque aun existen importantes causas judiciales abiertas —como la presunta apropiación de fondos públicos destinados a pagar deudas de Aerolíneas Argentinas—, los Tribunales han calificado de "culpable" el concurso de acreedores que declaró Marsans, tras la venta del grupo en octubre de 2010 a Ángel del Cabo (vía Posibilitum Business) por 600 millones de euros.

Un total de 373 millones en deudas (sin contar créditos contra la masa), que afectan a más de 11.400 acreedores, y que han supuesto un duro revés para los ya debilitados balances de muchas agencias, hoteles, transportistas y otras empresas turísticas españolas, cuya última esperanza de cobro reside en la investigación judicial que pretende localizar a presuntos testaferros o cuentas ocultas. 

Los tres propietarios del Grupo Marsans amañaron las cuentas desde 2009 para esconder la situación real de sus empresas, vaciaron de fondos al grupo abocándolo a la quiebra y retrasaron deliberadamente la presentación del concurso de acreedores, según reza la sentencia del Juzgado de lo Mercantil número 12 de Madrid, contra la que cabe recurso ante la Audiencia Provincial de Madrid.

La Justicia descarta así la presunción de inocencia de Gerardo Díaz y del fallecido Gonzalo Pascual y le endosa gran parte de responsabilidad de lo ocurrido en el que llegó a ser el primer grupo empresarial del Turismo en España por volumen de facturación, en competencia con Globalia y Orizonia.

Pero tanto o más sangrante que la quiebra del mayor grupo turístico, (cuya red minorista Viajes Marsans tenía la licencia número 1 como agencia de viajes y cumplía un siglo de actividad), es la condición de sus propietarios de líderes del Empresariado español.

Díaz Ferrán, que había sido presidente del Comité Nacional de Transportes y presidente de la Confederación Empresarial de Madrid (CEIM), era el máximo exponente del Empresariado como presidente de la CEOE. Y Pascual, además de vicepresidente de la gran Patronal, presidía el Consejo de Turismo de la CEOE, lo que le convertía de facto en el legítimo representante del Sector Turístico de España.

Quienes fueran nuestros primeros empresarios turísticos, tanto por la importancia de sus empresas como institucionalmente, han protagonizado el capítulo más controvertido de la intensa historia del Turismo español. Una doble quiebra —del patrimonio y del buen nombre—, que se ha llevado por delante buena parte del prestigio del Empresariado, tanto de CEOE y el Asociacionismo, como del conjunto del Sector Turístico. Y que en modo alguno es todavía un caso cerrado.

Que le sea útil. Ese es nuestro mayor interés.