www.nexotur.com

Meliá continúa su política de reducción de deuda con la venta de su participación en un establecimiento italiano por 34,4 millones

Aunque se deshace de su 58,5% en el Meliá Milano, la hotelera española lo llevará con un contrato de gestión

jueves 29 de diciembre de 2011, 01:00h

En su apuesta por un negocio "menos intensivo en capital", Meliá ha vendido el 58,5% de la sociedad Inmotel Inversiones Italia, propietaria del hotel Meliá Milano de Milán (Italia), por 34,4 millones de euros, según ha comunicado la hotelera a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV).

La plusvalía aproximada para la compañía por la venta asciende a 47,7 millones de euros en aplicación de la Norma Internacional de Contabilidad (NIC) 27 en virtud de la cual la participación retenida es valorada a valor razonable. De esta forma, el múltiplo de resultado bruto de explotación (Ebitda) esperado para 2011 se sitúa en las 14,8 veces, según indicó Meliá.

Inmotel Inversiones Italia registraba actualmente un endeudamiento financiero por importe de 12 millones de euros. Meliá Hotels International seguirá operando el establecimiento a través de un contrato de gestión.

Meliá indicó que la operación responde a la vocación de la compañía de dirigirse hacia un modelo de negocio menos intensivo en capital en donde la expansión del grupo se focalizará en contratos de gestión o alquiler variable, contemplando la constitución de 'joint ventures' cuando se requiera de inversión con el objeto de diversificar el riesgo.

‘Reducir el endeudamiento del Grupo’

Esta nueva operación se suma a la venta del 60% de la sociedad Adprotel Strand, propietaria del futuro establecimiento ME London, que abrirá sus puertas el segundo trimestre de 2012, por un monto de 29 millones de dólares (22 millones de euros), anunciada el pasado 23 de diciembre.

Además, el grupo cerró la venta del hotel Sol Galúa, ubicado en Murcia, a Servigroup por un montante de 12 millones de euros, con una plusvalía aproximada de 4,9 millones de euros, y de un terreno en Cozumel, México, por valor de 8 millones de dólares (6,2 millones de euros), para una plusvalía aproximada de 4 millones de dólares (3,1 millones de euros).

El objetivo de la cadena se enmarca en el compromiso de situar "por debajo de los 1.000 millones de euros su deuda neta", fondos que destinará a "reducir el endeudamiento del grupo".