www.nexotur.com

ESTRENA EL 'TICKER' MEL EN LA BOLSA DE MADRID

La nueva Meliá se estrena en bolsa y abrirá 32 nuevos establecimientos en los próximos dos años

El comportamiento del mercado español sigue siendo fundamental ya que representa el 43% de su Ebitda

martes 07 de junio de 2011, 01:00h

La cadena hotelera Meliá, que estrenó este viernes en la Bolsa de Madrid su nueva marca corporativa que sustituye a Sol Meliá, cuenta con un ambicioso plan de expansión internacional para el cual ya tiene firmada la apertura de 32 nuevos establecimientos en los próximos dos años, según adelantó el vicepresidente y consejero delegado, Gabriel Escarrer.

La compañía ha presentado un plan estratégico que se desarrollará entre 2012 y 2014 cuyas prioridades serán la expansión en los mercados emergentes, especialmente, en Latinoamérica (Brasil, México y Caribe) y en la región Asia-Pacífico, tanto en China como en el sudeste asiático.

El ritmo de aperturas será de un establecimiento cada dos o tres semanas, el 91% de los mismos se abrirá fuera de España y el 87% de los hoteles serán de marcas ‘premium’ o segmento medio. Se sigue priorizando las fórmulas de baja inversión, bajo contratos de gestión, ya que  "aunque lo peor ha pasado, debemos ser conservadores", explicó el ejecutivo. El objetivo de Meliá es situarse "entre los diez primeros grupos turísticos del mundo" y seguir potenciando sus marcas a escala internacional.

Este crecimiento se cimentará en parte gracias a alianzas como las que ya mantienen con la gestora estadounidense Wyndham y la hotelera china Jin Jiang, basada en sólidos acuerdos comerciales como por ejemplo, intercambios de clientela y colaboración en materia de programas de fidelización, aunque Meliá no vislumbra dar acceso a otros grupos en su accionariado, como lo ha hecho su rival NH con la cadena china HNA.

No obstante, Meliá seguirá apostando por el mercado español, y puso como ejemplo la creación de 350 nuevos empleos en el país a pesar de que el mercado nacional "ha sufrido mucho la crisis". No obstante, sería "absurdo" no apostar por el tercer país del mundo que más turistas recibe, que supone entre el 43% y el 44% del Ebitda del grupo.

Escarrer señaló que Meliá tiene garantizados todos sus compromisos financieros para los próximos 18 meses y no descartó que en el futuro se pueda hacer venta de activos. Recordó que menos del 20% de sus inmuebles en propiedad cuenta con hipotecas y que sus inmuebles tienen una media de 22 años de antigüedad.

Previsiones de cara al verano

La cadena hotelera prevé que la temporada de verano 2011 sea la mejor de los tres últimos años, aunque el mercado nacional "sigue siendo la gran incógnita", ya que el turista español toma la decisión a última hora y concentra la mayor parte de sus vacaciones en julio y en agosto, según señaló el vicepresidente y consejero delegado de la compañía, Gabriel Escarrer.

El comportamiento del mercado español sigue siendo fundamental para el grupo hotelero, ya que a pesar de su expansión internacional y según Escarrer, contabiliza el 43% del negocio del grupo. "La gran incógnita es el comportamiento de la economía española durante los próximos meses", destacó, aunque se mostró optimista con el resto de los mercados. Concretamente, auguró crecimientos de dos dígitos en mercados emisores como Alemania y Reino Unido e incluso aumentos del 20% en emisores como Rusia.

En cuanto a la evolución de los destinos de Túnez y Egipto, Escarrer señaló que "pueden dar por perdido el verano" y animó a España a dar su mejor imagen y hospitalidad para fidelizar al cliente que vuelve a destinos españoles de ‘sol y playa’ en detrimento del norte de África por sus problemas geopolíticos. Una vez resueltos sus problemas, ambos destinos se irán recuperando, y lo harán principalmente "vía precios", por lo que ahora es más importante que nunca fomentar la competitividad y calidad de los destinos españoles, para mantener a estos turistas y que no se produzca "un efecto boomerang".

El responsable destacó que estos destinos están haciendo agresivos descuentos de hasta el 50% para atraer a los turistas, aunque por el momento considera que el temor a la inestabilidad política persiste, por lo cual el problema se crearía a más largo plazo, cuando estos destinos recuperen su estabilidad. "Hay que dar la mejor imagen para volver a fidelizar a estos clientes que habíamos perdido en los últimos años, es una oportunidad para fidelizar a estos turistas", concluyó.