www.nexotur.com

La Comisión adopta la segunda fase del ‘cielo único europeo’ con el objetivo de rebajar las emisiones de CO2 de los aviones

Con esta iniciativa, las compañías aéreas europeas podrían reducir sus costes anuales en 2.400 millones de euros

jueves 26 de junio de 2008, 01:00h

La Comisión Europea ha adoptado el segundo paquete de legislación sobre el ‘cielo único europeo’, que, entre otros aspectos, supondrá la disminución de los costes anuales de las compañías aéreas que operan en Europa, así como la reducción de las emisiones de CO2 de las mismas.

La congestión aeroportuaria, el aumento del gasto de las aerolíneas por el precio del combustible y la reducción de las emisiones de CO2 a la atmósfera, tres de las principales cuestiones que afectan al transporte aéreo europeo, tendrán cabida en el proyecto ‘cielo único europeo’, recientemente aprobado por la Comisión Europeo. De este modo, el Ejecutivo demuestra su compromiso con el sector aéreo, cumpliendo con la demanda proveniente de algunas de sus asociaciones internacionales, como por ejemplo, de la Asociación de Aerolíneas Europeas (AEA).

Ayer, la Comisión aprobó la puesta en marcha de esta iniciativa, cuyo principal objetivo será la mejora de la seguridad, la rebaja de los costes y la reducción de las emisiones de gases contaminantes. Concretamente, la segunda fase del proyecto ‘cielo único europeo’ se fundamenta en cuatro pilares. El primero de éstos es la renovación de la legislación actual, vigente desde 2004. En este sentido, la Comisión pretende mejorar la gestión de la red europea del transporte aéreo, así como fomentar la cooperación transfronteriza.

Disminución de las emisiones de CO2

Otra de las principales premisas del citado proyecto será la disminución del impacto medioambiental del transporte aéreo. En este sentido, el vicepresidente de la Comisión y comisario de Transportes, Antonio Tajani, ha señalado que el transporte aéreo continúa "estando fragmentado y, como consecuencia, los vuelos realizan una media de 49 kilómetros más de lo necesario". Por ello, con la unificación de los espacios aéreos, la Unión Europea prevé reducir la contaminación en un 10% por cada vuelo, lo que equivale a 16 millones de toneladas de CO2 anuales. Asimismo, esta reducción conllevaría una "disminución de los costes anuales por valor de 2.400 millones de euros", estima Tajani.

Otro de los objetivos fijados por la Comisión Europea será el aumento de la seguridad aérea. Para lograrlo, la UE tiene previsto ampliar las funciones de la Agencia Europea de Seguridad Aérea, lo que garantizaría la aplicación de unas normas exactas, homogéneas y vinculantes en la red de aeropuertos europeos.

Finalmente, para hacer frente al objetivo de doblar el tránsito aéreo para 2020, además de aprobar la introducción del programa de gestión del tránsito aéreo SESAR, la Comisión aborda en el mencionado proyecto la escasez de pistas e instalaciones aeroportuarias, principal causa de congestión. Entre las iniciativas incluidas en este ámbito, el proyecto ‘cielos únicos europeos’ aprueba el establecimiento de un observatorio de la capacidad aeroportuaria para integrar plenamente los aeropuertos en la red aérea europea.