www.nexotur.com

ABTA presiona al Gobierno británico para que elimine o al menos reduzca la tasa que deben pagar los pasajeros aéreos

Asegura que tienen el impuesto aéreo más elevado del mundo, lo que ‘está ahogando a las empresas del Sector’

viernes 26 de julio de 2013, 01:00h

ABTA ha puesto en marcha una campaña para reclamar una rebaja del Air Passenger Duty (APD), impuesto que deben abonar todos los pasajeros aéreos. Con esta iniciativa, a la que se han sumado 300 empresas, pretende lograr que el Gobierno británico tome conciencia de sus efectos negativos.

Mark Tanzer, director ejecutivo de ABTA
Mark Tanzer, director ejecutivo de ABTA

El Air Passenger Duty (APD), impuesto aéreo que se ha incrementado de forma significativa los últimos años en Reino Unido, "está ahogando a las empresas del Sector". Así lo denuncia la Asociación de Agencias de Viajes de Reino Unido (ABTA) , que ha iniciado una campaña para presionar a su Gobierno a fin de que elimine o al menos reduzca dicha tasa, que según asegura, es "la más elevada del mundo".

De momento, la Asociación cuenta ya con el respaldo de 300 empresas del Sector y 16 Cámaras de Comercio, y espera que se sumen grandes grupos en las próximas semanas. Según explica, "no solamente los consumidores se ven afectados, sino que las empresas británicas están sufriendo las consecuencias de este impuesto", que tiene un "impacto perjudicial en su desarrollo y crecimiento".

Su eliminación provocaría un aumento del 0,45% del PIB

Para presionar al Ejecutivo, ABTA hace referencia a los estudios publicados sobre los efectos del APD. Entre ellos, da especial relevancia al elaborado por  PricewaterhouseCoopers (PWC), que revela que su supresión daría lugar a un aumento de alrededor de 0,45% del Producto Interior Bruto (PIB) de  Reino Unido en los primeros 12 meses, con un promedio de 0,3% los dos años posteriores. En el mismo informe se prevé que con su eliminación se crearían en torno a 60.000 puestos de trabajo. Además, también estima que una reducción del citado impuesto se traduciría en un aumento de los ingresos fiscales, además de generar un estímulo económico.

No es la primera vez que la Asociación denuncia las consecuencias negativas del APD. Con motivo de la subida del 10% que experimentó este impuesto en abril del pasado año, su director ejecutivo, Mark Tanzer, advirtió de que "en este momento Reino Unido necesita crecer y general empleo, los impuestos sobre la aviación van en contra de la propia economía". En esta línea, aseguró que esta decisión del Gobierno "es mala para el empleo, para el crecimiento económico y para los propios usuarios".