www.nexotur.com

¿Ladran?... ¡Cabalgamos!

lunes 23 de diciembre de 2013, 05:00h
Entre las singularidades de la personalidad del presidente de Globalia, Juan José Hidalgo, hay dos poco conocidas: no miente en sus declaraciones y no acepta chantajes mediáticos. La segunda de esas raras virtudes está obligándole a pagar un muy alto precio. El último ejemplo son las noticias de su falso encarcelamiento en República Dominicana. Los chantajistas, ya sean españoles o dominicanos, tienen un hueso duro de roer. Aunque saben muy bien el daño que hacen a la imagen y credibilidad de Globalia, especialmente ahora, con la retirada de socios financieros, la eventual entrada de nuevos accionistas y su salida a Bolsa.