www.nexotur.com

El Ayuntamiento malagueño de Mijas amenaza con subastar el Hotel Guadalpin Byblos por las ‘deudas contraídas’

La empresa propietaria mantiene una deuda con la Hacienda municipal que supera los 1,2 millones de euros

jueves 26 de junio de 2008, 01:00h

El Consistorio de Mijas ha anunciado que sacará a subasta el Hotel Guadalpín Byblos, un cinco estrellas gran lujo especializado en oferta de golf y reuniones, a causa de las deudas que mantiene con la Hacienda municipal la empresa propietaria del establecimiento, Aifos Arquitectura y Promociones Inmobiliarias.

El impago del establecimiento al erario público asciende a 1.201.356,54 euros, a los que se suman intereses de demora en conceptos como el Impuestos de Bienes Inmuebles (IBI), recursos urbanísticos, Impuesto de Actividades Económicas (IAE), recogida de basuras y plusvalías. El Boletín Oficial del Estado publicó ayer el anuncio de subasta por parte de la Recaudación Ejecutiva del Ayuntamiento, que tendrá lugar el 29 de julio y con una valoración que asciende a 39,6 millones de euros.

La subasta se iniciaría en 15.152.294,46 euros, es decir, la valoración menos las cargas que presenta.  El establecimiento está formado por dos módulos denominados ‘hotel’ y ‘palacio’. El resto de la parcela no ocupada por la edificación se destina a calles de circulación interior, zonas de aparcamiento y ajardinadas, así como áreas deportivas, con piscinas y pistas de tenis, entre otras instalaciones. La superficie total construida del complejo asciende a 21.714 metros cuadrados.

Medidas de presión desde el Ayuntamiento

Aifos, la empresa propietaria, adquirió el inmueble en junio de 2006 y lo remodeló, con una inversión total de 40 millones de euros. La decisión del Ayuntamiento respondería a una "forma de presión" para recuperar la cuantía debida, según la empresa, y confían en que el establecimiento "no saldrá finalmente a subasta".

Sin embargo, desde el Consistorio advierten de que ya se han agotado todas las vías posibles. Fuentes de la entidad precisan que, con la intención de llegar a un entendimiento, se le ofreció a la empresa el pago fraccionado de la deuda, en torno a los 65.000 euros al mes, algo que también incumplió la promotora.

Según explican, antes de proceder al embargo de cualquier propiedad, el gobierno municipal realiza "todas las negociaciones posibles"» añadiendo como ejemplo que, con particulares extranjeros que no residen ya en la localidad, previamente "se avisa a la embajada, al consulado, se colocan carteles, se publica en prensa e incluso se realizan gestiones en países de origen, todo antes de llegar a una subasta".