www.nexotur.com

La idea de Barcelona de establecer la ‘ecotasa’ no cuenta con el apoyo de los empresarios del Sector Turístico

Juan Andrés Melián: "La puesta en marcha de impuestos turísticos va en perjuicio de la industria turística"

viernes 21 de septiembre de 2007, 01:00h

La polémica de la ‘ecotasa’ vuelve al Sector Turístico, tras la propuesta por parte del grupo municipal ICV-EUiA de establecer este impuesto en Barcelona. La Mesa del Turismo considera que "perjudicaría la imagen del Turismo español y reduciría el número de turistas en la ciudad".

El grupo municipal Iniciativa per Catalunya Verds-Esquerra Unida i Alternativa (ICV-EUiA) ha vuelto a replantear la necesidad de aplicar una ‘ecotasa’ en Barcelona, que pagarían los turistas que pernocten en la ciudad. "Si hay siete millones de personas que visitan Barcelona, éstos deben contribuir a financiar que utilizan", explica la segunda teniente alcalde, Inma Mayol. Además, añade que "hay que reflexionar sobre si existen límites para la capacidad turística de Barcelona, ya que si un sector satura una ciudad, eso disuade la inversión en otros campos".

Antes las declaraciones de Mayol, la polémica salta en el Sector porque "una ‘ecotasa’ que grave las actividades turísticas en Barcelona perjudicaría la imagen del Turismo español", explican desde la Mesa del Turismo.

Impacto de la ‘ecotasa’ en los turistas

El rechazo de la ‘ecotasa’ por parte de los empresarios turísticos representados en la Mesa del Turismo se basa en los efectos que provocó el establecimiento  de la ‘ecotasa’ en Baleares, donde se produjo un descenso de los turistas extranjeros, principalmente alemanes. Sin embargo, Mayol ha hecho hincapié en que "la ‘ecotasa’ no tiene una misión disuasoria, ya que tendría una escasa repercusión económica en el bolsillo del turista", añadiendo que "es una contribución por el uso que los visitantes hacen de la ciudad".

La justificación de la segunda teniente alcalde no convence al Grupo de opinión que considera que "una de las ciudades turísticas como Barcelona tiene que trabajar para evitar pérdidas de potenciales clientes y en potenciar su marca turística".