www.nexotur.com

INCIDENCIA DEL PRECIO DEL COMBUSTIBLE EN EL SECTOR

La subida del precio del combustible provoca ‘conflictos’ en las agencias y hace prever una caída de la demanda

Los cambios tarifarios hacen que el trabajo del agente se vuelva más ‘complejo’ y que el cliente esté ‘disconforme’

miércoles 11 de junio de 2008, 01:00h

El precio del combustible continúa subiendo, con el consiguiente inconveniente para las agencias, que tienen que hacer frente a clientes disconformes por el cambio tarifario. En el peor de los casos, les toca asumir la diferencia del importe, lo que repercute en una "imagen negativa de la agencia".

Los cambios tarifarios por parte de proveedores, como consecuencia del aumento del precio del combustible, que ya roza los 140 dólares por barril, están provocando diversos "conflictos" entre clientes y agencias de viajes, apunta el miembro de la Mesa del Turismo especializado en agencias de viajes, José Manuel Maciñeiras. En parte porque este incremento "obliga a reajustar constantemente las tarifas en billetes aéreos y ‘paquetes’ turísticos para el cliente".

El agente se ve, en el mejor de los casos, "envuelto en una discusión con su cliente", sostiene Maciñeiras, que puede concluir con el abono, por parte de la agencia, de la diferencia entre el precio de la reserva y el definitivo en el momento de la emisión. En consecuencia, se trata de una cuestión que "nos afecta a todos —es decir, a proveedores, minoristas, mayoristas y clientes— , y otorga una imagen negativa" de las propias agencias de viajes, afirma el gerente de la Unión de Agencias de Viajes (UNAV), Ramón Buendía, en cuanto que "el cliente acude a reclamar a la agencia y no al operador en cuestión".

No hay que olvidar que todos estos inconvenientes provocan que el trabajo de las agencias "se vuelva más complejo", asegura Maciñeiras, ya que hace que el cliente esté "más disconforme y nos inste a realizar búsquedas más complicadas" para localizar el billete más barato, por ejemplo. Todo ello hace que el Sector de las agencias de viajes coincida en asegurar, que el aumento del precio del combustible incida en una "menor demanda de viajes para este verano", condicionado, además, por la desaceleración económica internacional.

El coste no se traslada al cliente en todos los casos, al menos por ahora

Desde el punto de vista de las agencias mayoristas las opiniones son similares, en parte, porque "no cabe la posibilidad de absorber una subida tan amplia por parte de las agencias", apunta el gerente de la Asociación de Mayoristas de Viajes Españolas (AMAVE), Ruperto Donat. No obstante, y aunque "ya se apunta que la subida puede alcanzar los 200 dólares por barril", señala Donat apelando a rumores del Sector, "las perspectivas no son claras". Donat confía en que la incidencia directa sobre el aumento del precio de los ‘paquetes’ turísticos "será relativa, teniendo en cuenta que se trata, eso sí, de algo negativo".
 
Al respecto, "las reiteradas subidas del precio del carburante ya están provocando quejas por parte de clientes y de agentes hacia compañías mayoristas, como es el caso de Pullmantur", afirma el gerente de UNAV. No obstante, el turoperador no ha querido responder a las cuestiones planteadas por este Diario.

Contrariamente, desde otros segmentos del Sector, como el de transporte por carretera, apuntan que "dudo de una caída en el tráfico de pasajeros, porque en pocos casos le va a repercutir al consumidor", señala el director general de Juliá, José Francisco Adell. Esto es así porque, aunque "durante 2008 hemos incrementado el coste en más de un 30%", este coste "no será trasladado a nuestros clientes hasta el próximo año", ya que Juliá negocia con sus clientes los incrementos de septiembre a diciembre "y esta fuerte subida se produjo después de las negociaciones". Además, añade que "el transporte por carretera tiene márgenes muy bajos que no le permitirán aguantar esta situación, si esta tendencia no cambia".

En cualquier caso, "el Sector está pasando por un momento muy difícil y muchas empresas están sufriendo, así que es probable que se aceleren las compras de compañías más pequeñas y las fusiones con el fin de buscar economías de escala", concluye Adell.