www.nexotur.com

La mejora de la colaboración público-privada ‘contribuiría a un aumento de la calidad del Sector Turístico en España’

La ‘falta de confianza’ entre empresas e instituciones se posiciona como uno de los principales impedimentos para conseguirlo

jueves 22 de mayo de 2008, 01:00h

La constitución de entidades mixtas es una de las mejores opciones para hacer frente a la mejora de la calidad del Turismo en España. Así concluye la escuela de negocios Esade en un estudio, que apunta, además, que será la mejor manera de cubrir las necesidades para desarrollar el ‘Plan 2020’.

El consenso, la planificación de una estrategia común y el reparto ‘generoso’ del poder en la gestión son algunos de los factores clave que hay que tener en cuenta en las relaciones público-privadas, dentro del Sector Turístico, para lograr un Turismo de calidad, como concluye la escuela de negocios Esade en un estudio. No obstante, la visión que se tiene de la sociedad mixta o partnerariado en España es de "poca confianza", señala Esade.

Desde la escuela de negocios se apunta que "la constitución de empresas mixtas, compuestas por Administración y el Sector Turístico privado es la única solución viable para cubrir todas las necesidades que demandará el Plan de Turismo Español Horizonte 2020". En parte, porque "los presupuestos públicos no van a poder cubrir todas las necesidades". En este sentido, la acción mixta se presenta como una oportunidad para analizar de forma conjunta la relación de impuestos, gasto público y servicios "en beneficio de todos". Algunos de los casos de éxito que existen de este tipo de modelos, se ejemplifican en instituciones como Turisme de Barcelona, San Sebastián Turismo, Maison de la France o Australian Tourist Commission, subraya Esade.

Falta de acuerdo y entendimiento

La escuela de negocios ha contado con la opinión de directivos y responsables de gestión turística en España para elaborar el informe. Como expertos en la materia, las personas consultadas señalan que las relaciones entre entes públicos y privados no son más habituales porque, por un lado, la Administración "acusa" al sector privado de subvalorar los esfuerzos económicos que realiza, así como de tener diferentes modelos de gestión y liderazgo o de mostrar desconfianza ante los poderes públicos. Por su parte, la empresa privada reprocha a la Administración pública la ausencia de un modelo común de gestión entre Administraciones y Ayuntamientos, su subordinación a la época electoral y su condicionamiento a intereses puntuales.

El ‘parternariado’ público-privado posee una orientación eminentemente comercial, cuyo contenido versa sobre la estructuración del producto, las tecnologías y el provisionamiento de soporte para todos los agentes del destino. Una de las principales ventajas resaltada por los profesionales es "su actuación contra el deterioro urbano, el declive comercial y las deficiencias de los servicios públicos de una ciudad", actuando, asimismo, a favor de "la atracción de actividad comercial y económica, de servicios públicos, de generación de desarrollo local y comercial, de gestión transversal de un área geográfica determinada y de desarrollo de confianza recíproca, participación y cooperación de los distintos agentes.