www.nexotur.com

Las Autoridades de Competencia europeas autorizan al Grupo Accor la venta de 57 hoteles a dos sociedades francosuizas

La operación ‘no tiene un impacto negativo’ en el mercado hotelero europeo y reportará al Grupo cerca de 350 millones

lunes 31 de marzo de 2008, 01:00h

La Comisión Europea ha dado ‘luz verde’ a la compra de varios hoteles propiedad de Accor, por parte del Grupo suizo Axa y la inmobiliaria gala Caisse des Dépôts et Consignations (CDC), por no suponer un "impacto negativo" sobre la competencia en el mercado hotelero comunitario.

Bruselas no ve indicios de violación de competencia en la venta de 57 establecimientos de Accor a dos entidades financiero-inmobiliarias suiza y francesa. El pasado 20 de febrero, las compañías notificaron la operación a las Autoridades de la Competencia europeas que finalmente han resuelto el expediente a través del procedimiento ‘simplificado’, una gestión que se aplica en los casos menos ‘problemáticos’.

Como ya adelantara NEXOHOTEL el pasado mes de diciembre, el Grupo hotelero francés anunció una operación que le generará ingresos por valor de 518 millones de euros, tras desprenderse de la propiedad de 47 hoteles en Francia y 10 en Suiza, con un total de 8.200 habitaciones. Los establecimientos comprenden sus marcas Novotel, Mercure, Ibis, Etap y All Seasons

Pese a la venta, la cadena gala seguirá manteniendo la gestión y el nombre de los hoteles, al menos durante los próximos 12 años, que es cuando se cumple el actual contrato, según confirman fuentes de la compañía, que se realizará a través de un leasing variable que dan opción a seis renovaciones en los próximos 84 años.

Aproximadamente 300 millones en cash

Desde el punto de vista financiero, la actual transacción supone una reducción de su deuda neta en torno a los 350 millones de euros para el próximo ejercicio, según la cadena. De ellos, 300 millones se traducirán directamente en líquido, mientras el resto formará parte de los beneficios operativos antes de impuestos.

La operación de venta de la compañía francesa forma parte de la estrategia de desinversión de activos presentada por el grupo el pasado mes de septiembre, con la que pretende alcanzar los 1.900 millones de euros. El objetivo, según apunta la empresa, pasaría por reducir "la volatilidad de los activos inmobiliarios y centrarse en la gestión hotelera".