www.nexotur.com

Jean-Cyril Spinetta confirma a los sindicatos italianos su intención de realizar 1.600 despidos

lunes 24 de marzo de 2008, 01:00h

En el marco de la reunión con nueve asociaciones sindicalistas italianas, el presidente de Air France, Jean-Cyril Spinetta, ha recordado que el grupo franco-holandés "no está obligado a adquirir Alitalia", pero que en el caso en el que el proceso de compra prospere, defenderán en todo momento la "italianidad" de la compañía aérea. Asimismo, durante el transcurso de la reunión, en la que ha expuesto los puntos principales de la oferta, Spinetta ha expresado que aunque en un momento el proyecto pueda parecer "doloroso", será un gran paso para la aerolínea de bandera de Italia, ya que entrará a formar parte de un gran grupo europeo, tal y como sucedió anteriormente con la holandesa KLM.

Por otra parte, el presidente de Air France ha aprovechado el encuentro para confirmar que en caso de que se lleve a cabo la adquisición, se producirán 1.600 despidos. Concretamente, los afectados serán 500 pilotos, 600 asistentes de vuelo y otros 500 empleados de tierra. Por último, Spinetta ha explicado que en pro de mejorar el rendimiento de la aerolínea italiana, se llevará a cabo un paulatino descenso de las actividades de cargo, que desaparecerán totalmente en 2010.

Pese a su desencuentro inicial con los sindicatos italianos, el grupo franco-holandés ha realizado un nuevo acercamiento con el fin de llegar a un acuerdo, ya que según afirman fuentes de Air France, es una de las condiciones imprescindibles para llevar a cabo la adquisición.

Milán exigirá una indemnización

Ante la situación de pérdida del hub del aeropuerto de Malpensa en detrimento del de Fiumicino, la SEA, sociedad que administra los aeropuertos de Milán, ha presentado un recurso judicial por el que exige una indemnización de 1.250 millones de euros. En respuesta a este recurso, el grupo franco-holandés ha impuesto como una de sus condiciones la retirada del mismo, propuesta que ha sido aprobada por el consejo de administración de Alitalia y por el gobierno italiano.