www.nexotur.com

IATA CREA EL NDC SIN CONTAR CON LA OPINIÓN DE LOS AGENTES

Todo por los agentes... ¿pero sin los agentes?

El nuevo ‘sistema’ NDC puede resultar negativo para los consumidores, la libre competencia y los agentes de viajes

miércoles 31 de octubre de 2012, 01:00h

ATA vuelve a la carga. Pese al creciente rechazo al BSP —medieval sistema de pago impuesto por las compañías aéreas a los agentes de viajes—, el lobby mundial de las compañías aéreas pretende ahora sustituir la venta B2B de vuelos, a través de sistemas globales de distribución (GDS), por su NDC.

NDC (siglas en inglés de New Distribution Capability) es un ejemplo de neodespotismo ilustrado, del que hace gala IATA. Todo para la agencia... pero sin la agencia. Como las rancias monarquías absolutas que incorporaron la ilustración, el lobby aéreo impone el absolutismo ilustrado en un discurso paternalista, que el Sector rechaza.

Con la bandera de la Innovación (remedando la filosofía de la Ilustración), el rey absoluto del transporte aéreo ha creado el NDC para los agentes de viajes, sin contar con su opinión. Desde Bruselas hasta Washington, los agentes de viajes occidentales denuncian que IATA les ha ignorado en el desarrollo del nuevo sistema de reservas aéreas para agentes.

ECTAA, el lobby europeo del Sector, critica la absoluta falta de participación de las agencias en el diseño del nuevo sistema de comercialización para agencias, hasta el punto de que IATA no ha realizado ninguna consulta sobre si NDC es apropiado para los agentes. Desde ASTA, los agentes norteamericanos coinciden con los europeos: pese a que solicitaron participar como observadores, planteando tan solo la posibilidad de hacer preguntas, IATA les ha negado todo acceso al proceso de desarrollo del sistema.

Todo un contrasentido, habida cuenta de que los agentes canalizan el 60% de las reservas aéreas en el mundo.

Resulta paradógico que sea precisamente hoy, que los GDS están orientados hacia el agente, cuando IATA pretende sustituir tan eficaces instrumentos tecnológicos. Cabe recordar que fueron las aerolíneas quienes crean los CRS (sistemas centrales de reservas), germen de los actuales GDS (como Amadeus), de los que se desprendieron para hacer caja.

El rechazo de los agentes hacia el nuevo sistema aéreo de las compañías —al igual que ya ocurre con el BSP— se basa en su "falta de transparencia". En Estados Unidos, el lobby sectorial BTC advierte que "hay motivos para preocuparse por los posibles efectos negativos de NDC, que podría tener en consumidores, competencia y costes".

¿Cómo pretenden las aerolíneas que los agentes sustituyan al GDS, su aliado tecnológico, por un NDC que sólo reserva vuelos (por el momento)? No parece muy razonable lograr tal objetivo ignorando al canal de distribución, al que ya negó el pan y la sal, arrebatándole la comisión, y pretendiendo (sin éxito) sustituir al canal tradicional por la venta online en Internet.

La venta de billetaje aéreo —que en el pasado fuera principal fuente de ingresos del agente— no lo es ya en absoluto. De hecho, es el cliente quien paga el servicio, no la compañía. Y con tan escaso ascendente, que se suma a un BSP rechazado por todos, poco o nada puede pretender el lobby aéreo, frente a agentes y GDS.

La prepotencia (o este neodespotismo ilustrado que muestra con su NDC), son el peor aval de la iniciativa.

Que le sea útil. Ese es nuestro mayor interés.