www.nexotur.com

El presidente de Ryanair niega ejercer 'presiones' sobre los pilotos y califica los incidentes en Valencia de 'excepcionales'

Los aparatos que vuelan a Madrid llevan 'entre un 50% y un 60% de combustible adicional respecto al necesario'

lunes 20 de agosto de 2012, 01:00h

El excéntrico responsable de la aerolínea irlandesa, Michael O'Leary, ha salido al paso de las críticas a su política de ahorro de combustible, que genera dudas sobre la seguridad tras los tres aterrizajes de emergencia por falta de fuel en Valencia. O´Leary aseguró que la compañía opera "como todas las aerolíneas europeas".

"Ryanair opera como todas las compañías aéreas europeas", afirma O'Leary, tras calificar lo ocurrido en Valencia como una situación "excepcional". El ejecutivo asegura que la aerolínea cumplió con "los requisitos de seguridad del fabricante de los aviones Boeing y de la Agencia Europea de Seguridad Aérea (EASA) y que cada una de las aeronaves contaba con "suficiente combustible" a bordo, por encima de los 90 minutos que se precisan para un aterrizaje.

El directivo explicó que los aviones, con destino a Madrid-Barajas que fueron desviados por tormentas a Valencia, se vieron obligados a sobrevolar Valencia durante una hora, "lo que no es normal". Para O'Leary una alerta de prioridad por falta de combustible no es una emergencia sino un aterrizaje prioritario.

Supuestas 'presiones' a los pilotos

"Nuestra política de combustible está funcionando", defendió el responsable de Ryanair, mientras recuerda que los tres aparatos, como el resto de los que vuelan a Madrid, llevan "entre un 50% y un 60% de combustible adicional respecto al necesario para esta distancia".

Según establece Ryanair, si un piloto decide llevar más de esa cantidad debe justificarlo. "Esto no es presión, es un proceso razonable", negó O'Leary, ante las acusaciones de varios sindicatos de pilotos, entre ellos, el Sepla.