www.nexotur.com

EDITORIAL CONEXO

La subida del IVA sería la ‘puntilla’ para el Sector Turístico

Mariano Rajoy anuncia la subida del IVA general al 21%, el reducido al 10% y mantiene el superreducido al 4%

jueves 12 de julio de 2012, 01:00h

El Periódico CONEXO publica en su número de Julio - Agosto un editorial en el que expoe las consecuencias de una probable subida del IVA para el Sector Turístico. Un hecho que anunció ayer el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, subiendo el tipo general hasta el 21% y el reducido al 10%, y manteniendo el superreducido al 4%. A continuación, se ofrece el citado editorial.

El IVA amenaza al Sector. La inminente subida del IVA está generando una creciente tensión entre empresarios y directivos del Turismo de Reuniones en España. Los OPC y agentes de viajes especializados, integrados en OPC España y CEAV, han visto primero como el Gobierno incumplía su promesa electoral de aplicar al Turismo el tipo "superreducido" del impuesto del valor añadido (IVA). Para colmo, apenas seis meses más tarde, afrontan la doble amenaza de perder el actual IVA reducido y del incremento del tipo normal. Y con el agravante, todavía más inquietante para la hotelería y el emisor vacacional, de que tales subidas puedan afectar a la temporada de verano, sin que puedan ser repercutidas al cliente final. 

Esta grave amenaza para el empresariado sectorial ha obligado a desplegar una intensa acción lobista por parte de los líderes del Sector Turístico, desde el presidente del Consejo de Turismo de CEOE, el hotelero Joan Gaspart, hasta los presidentes de los agentes y hoteleros, Rafael Gallego (CEAV) y Joan Molas (CEHAT).

Una de las voces más relevantes que se están alzando en defensa del Sector, a raíz de la subida del IVA, es la de un prohombre del Partido Popular, Abel Matutes, que no ha dudado en dedicar una entrevista en el telediario de TeleMadrid, a reclamar al Gobierno que no suba el IVA, asegurando que "sería un golpe mortal" para el Turismo. Estas declaraciones de quien fuera ministro de Asuntos Exteriores en un Gobierno del Partido Popular (del cual Mariano Rajoy era vicepresidente), las efectuó como presidente de la Mesa del Turismo. 

La amenaza de que este incremento se produzca en 2012 (e incluso antes del verano), obligaría a transportistas, hoteleros y operadores emisores a absorverla en gran medida. Un disparate que, en la práctica, supondría que muchas empresas perdieran buena parte de su margen, transfiriéndolo a la Hacienda pública, a través de la recaudación del impuesto del valor añadido.

Paradójicamente, el Sector afronta esta nueva espada de Damocles precisamente cuando el Gobierno presenta el Plan Nacional e Integral del Turismo. En su habitual comparecencia tras el Consejo de Ministros, la vicepresidenta del Gobierno español, Soraya Saenz de Santamaría, calificaba al Turismo como "una política de Estado". Aunque, en política turística, es obvio que una cosa es predicar y otra dar trigo. Aunque el escaso margen del que dispone España, tras el rescate a la Banca, supone que estas decisiones se tomen en Bruselas, no en Madrid.

Que le sea útil. Ese es nuestro mayor interés.