www.nexotur.com

Las ventas de las agencias de viajes catalanas para la temporada de verano podrían bajar entre un 3% y un 4%

jueves 05 de julio de 2012, 01:00h

"El Sector está notando especialmente el descenso del consumo ante la incertidumbre económica social". Esta es una de las conclusiones de la encuesta realizada por la Asociación Catalana de Agencias de Viajes (ACAV) entre sus asociados, según la cual las reservas se están retrasando más que ningún año.

En estos momentos, y a la espera de ver la evolución de las ventas de última hora, que "serán decisivas", el número de reservas "es entre un 3% y un 4% inferior respecto a 2011". Además, la Asociación reconoce que el gasto destinado a los viajes es menor y en algunos casos las agencias también han tenido que reducir sus márgenes.

Profundizando en la tipología de los viajes, este año se reduce el número de días, pasando la estancia media de 12 a 10 días; predominan sobre todo los viajes de corta distancia; y el precio se convierte un factor más relevante que nunca. También en muchos casos el viajero busca el ‘todo incluido’ para controlar el gasto y se busca un hotel de menor categoría y más económico.

Por destinos, tendrán un gran peso los nacionales, entre los que destacan Baleares, Canarias, Andalucía, la zona norte y la costa mediterránea. En media distancia, Europa en general seguirá concentrando buena parte de turistas, especialmente ciudades como Londres, París o Lisboa, o países como Turquía, Croacia, Suiza, Austria o Hungría. Por su parte, entre los destinos lejanos mantendrán su hegemonía Estados Unidos, México, Tanzania, Kenia, Tailandia y Vietnam.

Desmarcándose de la tendencia negativa prevista por ACAV, el sector de los cruceros experimentará un incremento del 5%, especialmente en los itinerarios por el Mediterráneo. También evoluciona positivamente el Turismo Receptivo, segmento en el que se espera un crecimiento del 4% respecto a 2011.

Por último, la Asociación catalana confirma la "enorme preocupación" del Sector ante la propuesta del Gobierno de subir el IVA de los servicios turísticos, "por las consecuencias que tendría para el consumo de viajes". "Este incremento afectaría todavía más a los viajes internos, ya muy castigados por la situación económica actual, pero además algunos turoperadores europeos ya se han posicionado con la amenaza de cambiar nuestro destino por otros más competitivos", concluye.