www.nexotur.com

IBERIA AFRONTA SU FUTURO

Despega Iberia Express

La nueva filial de costes bajos (no de ‘bajo coste’) es la respuesta de Iberia a un tráfico doméstico ruinoso

martes 27 de marzo de 2012, 01:00h

Con el lanzamiento de Iberia Express, compañía de costes bajos —que no de ‘bajo coste’, en palabras de su director general comercial— la gran aerolínea española pone rumbo al porvenir. Sus importantes pérdidas exigían una estrategia de choque en el mercado doméstico. Iberia Express es la respuesta.

Factores como el elevado precio del queroseno, que ha costado a IAG la friolera de 1.000 millones de euros extra, se ha sumado a la grave falta de rentabilidad que arrastra el deprimido tráfico doméstico. Datos que explican la imperiosa necesidad que tiene Iberia de recuperar la iniciativa, y volver a ser rentable.

Iberia Express nace con cuatro aviones y ocho vuelos diarios, que irán creciendo hasta contar con 13 aparatos a final de año. Operará vuelos domésticos (entre ellos, parte de los que hacia Vueling), en código compartido con Iberia, por lo que la venta de billetes de la nueva aerolínea hace semanas que viene realizándose.

La diferencia entre las aerolíneas de ‘bajo coste’ y una compañía "de costes bajos", como subraya Manuel López Aguilar en referencia a la nueva Iberia Express, se basa precisamente en la gestión de red que le aporta Iberia, la cual asegura una excepcional conectividad en rutas y destinos, tanto nacionales y extranjeros, muy especialmente en la cobertura doméstica de vuelos hacia Iberoamérica. Además, Iberia Express cuenta con una clase Business y se comercializa a través de sistemas globales de distribución, como Amadeus, del ‘portal’ de reservas Iberia.com y, tal y como anunciaron sus directivos, de agencias de viajes.

El objetivo de la nueva filial de Iberia no es, por tanto, el low cost. La pretensión es contar con un operador cuyos costes bajos permitan alimentar la red de Iberia en el tráfico doméstico, recuperando así buena parte del tráfico y la rentabilidad perdida.

Iberia Express es, por tanto, un nuevo proveedor para el Sector, que viene a competir con las aerolíneas domésticas, y que basa su comercialización en las agencias de viajes. Nace así un nuevo proveedor aéreo que, aunque coincide en el tiempo con la desaparición de Spanair, poco tiene que ver con la quiebra de la frustrada aerolínea de bandera catalana.

Y lo hace contra viento y marea. Luchando con quienes, desde dentro de Iberia, han hecho todo cuanto han podido para abortar la iniciativa. El Sepla ha demostrado, una vez más, que antepone a los intereses y las necesidades de la compañía, los intereses profesionales de sus pilotos. Como si ambos objetivos no pudieran ser coincidentes. Imponiendo el enésimo trágala a la dirección de la empresa que les paga, y al que sorprendentemente se da alas desde algunos medios informativos.

Está por ver cómo afectará a Iberia la difícil situación que atraviesa el transporte aéreo doméstico, lastrado por unos costes crecientes, el flagrante dumping que suponen las subvenciones con dinero público a determinadas low cost y el derrumbe de un consumo que parece ir para largo.

La posición de Iberia frente a su socio, British Airways, no puede ser más desairada, ya que los beneficios de la compañía británica están cubriendo las pérdidas de la española.

Es previsible la adopción de medidas de choque —de entre las que Iberia Express es la más llamativa—, que podrían afectar también a la comercialización de su billetaje. Especialmente en aspectos como la venta online por parte de agencias virtuales y consolidadores que han dejado de cobrar el fee, para ofrecer un mejor precio en la Red que las web de las propias compañías. Algo que estratégicamente es inadmisible para un proveedor aéreo, y que traerá cola...
     
Que le sea útil. Ese es nuestro mayor interés.