www.nexotur.com

Iberia admite que Vueling era la alternativa ‘ideal’ a su ‘low cost’, cuyo primer vuelo despegará el próximo 25 de marzo

Vázquez asegura que Spanair ‘no tienen ningún futuro’ y que 2012 podría ser el peor año del sector aéreo

martes 24 de enero de 2012, 01:00h

El presidente de Iberia, Antonio Vázquez, ha admitido que la alternativa "ideal" a la nueva Iberia Express, cuyo primer vuelo despegará el próximo 25 de marzo, era Vueling aunque el convenio de pilotos prohíbe expresamente hacerlo. Vázquez se ha referido a esta aerolínea como "un modelo de éxito".

Iberia asegura que Vueling era la alternativa "ideal" a Iberia Express. Así lo ha asegurado su presidente, Antonio Vázquez, en Nueva Economía Forum, subrayando que "ojalá hubiésemos podido utilizar lo que teníamos entre manos, ya que no habríamos tenido que montar todo este tinglado si no hubiésemos estado condicionados por el convenio de pilotos de Vueling".

El presidente de Iberia, que se ha referido a Vueling como "un modelo de éxito", ha explicado que de haber cambiado su modelo de corto y medio radio con su participada, se enfrentarían ahora a una huelga por "incumplimiento de convenio" con el Sepla. Según ha señalado, la única razón por la que Iberia no dio el paso antes, tras haber anunciado en octubre de 2009 su intención de crear otra compañía de ‘bajo coste’, era buscar un proyecto compartido por todos los trabajadores, lo que "finalmente no ha podido ser", tras negociar durante dos años.

"No se hace en un mes lo que no se hace en dos años", ha apuntado al respecto de la negociación con el Sepla, para asegurar que "no llegar a un acuerdo significa dejar a Iberia vinculada a unos pasivos que no puede permitirse". Para Vázquez, la huelga "no es razonable, ni sostenible, ni aguantable de por vida", entre otras cosas, porque "cuesta dinero y distorsiona la operación".

No obstante, ha reiterado que la compañía sigue adelante con sus planes, ya que la competencia en España "no puede ser más alta", máxime "cuando llega un nuevo amigo como el AVE low cost". "La competencia no me asusta en absoluto, pero hay que quitarse los corsés, no puede ser ir con una mochila con 200 kilos de piedras a la espalda", ha señalado.

Vázquez: ‘Spanair no tiene ningún futuro’

Durante su intervención en Nueva Economía Forum, el presidente de Iberia, también ha asegurado que un modelo como el de Spanair, de corto y medio radio, con costes similares a Air Europa o Iberia y sin operación de largo radio que la complemente "no tiene ningún futuro". "No vemos ese modelo", ha dicho Vázquez , preguntado por las advertencias de la Comisión Europea a las ayudas recibidas por la aerolínea catalana por parte de la Generalitat.

Para Vázquez, con independencia de lo que diga Europa, "que dice lo que tiene que decir", una compañía de ámbito regional sin operación de largo radio que la complemente "no tiene ningún futuro y eso lo sabe todo el mundo". El presidente de Iberia ha agregado que "es una cuestión estadística", ya que "la mayor parte de las rutas que en Europa han nacido con subsidios para crear tráficos artificiales no han funcionado".

2012, podría ser el peor año del sector

Por otra parte, Vázquez ha señalado que el sector aéreo podría enfrentarse en 2012 al peor "año de su historia mundial", después de haber cerrado 2010 como el mejor año, si la crisis bancaria no se resuelve, ya que la correlación entre la evolución del número de pasajeros y el Producto Interior Bruto (PIB) es "bastante lineal". Así, ha advertido que el ciclo económico y el precio de combustible, que no van necesariamente correlacionados, serán dos condicionantes claves para la evolución del transporte aéreo.

Con respecto al petróleo, ha recordado que los costes por carburante suponen ya la tercera parte de los ingresos para la industria y que en Europa "volar en zigzag" le supone al sector 4.000 millones de euros anuales. También se ha referido a la inclusión del sector aéreo en el sistema de emisiones de CO2 y aunque ha opinado que "quien contamina debe pagar", considera que debe tratarse desde un punto de vista más global y no solo en la Unión Europea (UE), ya que en la práctica supone un "dolor de cabeza" y crea una guerra con otros países.