www.nexotur.com

El viaje será más ‘colaborativo’ en beneficio de una experiencia más personalizada y enriquecedora, según Amadeus

Las empresas del sector de los viajes tendrán, entre otras cosas, que ganarse la confianza de sus clientes

jueves 12 de enero de 2012, 01:00h

El sector de los viajes evoluciona hacia una mayor colaboración entre viajeros y profesionales para ofrecer experiencias mucho más enriquecedoras y personales, según un estudio de Amadeus y The Futures Company. Eliminar el estrés y la incertidumbre son algunos de sus beneficios.

Durante la próxima década y en adelante, el viaje se volverá más colaborativo, tanto en la forma en que la gente viajará como en la manera en que los diferentes actores del sector interactuarán con los viajeros y cooperarán entre según concluye el estudio ‘Del caos a la colaboración: cómo las tecnologías transformativas darán paso a una nueva era en el sector del viaje’, realizado por Amadeus y la consultora The Futures Company. La aplicación de tecnologías actuales y futuras tendrá un papel determinante en la interacción de las personas y en la transmisión (mayor y más fluida) de los datos disponibles.

Así, destaca le estudio, el viajero podrá compartir más información desde multitud de fuentes y así aprovecharse de las experiencias de sus amigos y familia, de grupos afines en comunidades virtuales o de otros viajeros de una forma más intuitiva e inteligente. El viajero observará su propia experiencia "a través de los ojos de otras personas", tanto de las que están allí de forma simultánea como de las que estuvieron en otro momento.
 
Pero la relación de colaboración no solo se dará entre los propios viajeros, sino entre estos y los diferentes actores del sector del viaje, lo cual redunda en nuevas oportunidades para las empresas que operan en dicho sector, incide el informe. "Significará entender más al viajero como un socio en lugar de simplemente como un cliente y el contexto cobrará tanta importancia como la transacción o la compra", por lo cual "se pasará de un modelo centrado en la provisión de servicios y ventas a otro basado en la consolidación de la información y el fomento de relaciones más estrechas y rentables con los viajeros".

En la práctica, esto se traduce en que las empresas del sector de los viajes tendrán, entre otras cosas, que familiarizarse con la gestión de ingentes cantidades de datos de clientes e interpretarlos, no para venderles más productos, sino para ganar su confianza, señala el estudio. Asimismo, los profesionales del viaje tendrán que adoptar un enfoque más participativo a la hora de trabajar con otras empresas (incluidos los competidores directos) y compartir proyectos e información para ofrecer al viajero la mejor experiencia posible, así como aprender a facilitar la interacción y el intercambio de información entre las personas.

Áreas en evolución

El estudio presenta también una serie de áreas en las que las tecnologías e innovaciones marcarán su evolución, como la experiencia de viaje, donde "las nuevas tecnologías contribuirán a mejorarla en dos aspectos: la familiarización con el destino y la experiencia adicional en él, dado que permitirán compartir más información y de mayor calidad". Por su parte, el tránsito automático con sofisticados sistemas de gestión de identidades y chips y las tecnologías de autentificación biométricas y de comunicación de corto alcance (NFC) "se aplicarán de forma más integrada para acelerar el tránsito de las personas por aeropuertos o estaciones de tren".

Otra de las áreas mencionadas por el informe es el pago con memoria que ayudará en la tarea de reconocer al viajero y recordar sus datos y "será un valioso instrumento para la segmentación de perfiles". En cuanto a las comunicaciones, el estudio asegura que "las comunidades virtuales, Internet y los expertos conformarán un ecosistema de información más colaborativo que el modelo de comunicaciones individuales que predomina en la actualidad".

La eliminación del estrés del viaje, otra de las áreas en evolución, estará respaldada por las ‘etiquetas inteligentes’ de seguimiento de equipajes o los ‘billetes inteligentes’, capaces de ayudar al viajero y gestionar por él los cambios en el caso de producirse demoras, pérdida de conexiones o cualquier otra incidencia. Finalmente, el turista de negocios demandará más prestaciones a su empresa cuando viaja por la necesidad de conciliar la vida personal y laboral y el bienestar en el trabajo, para lo cual, "las aplicaciones móviles avanzadas y los sistemas para comunicaciones remotas serán clave en la evolución de este aspecto".