www.nexotur.com

El Palacio de Congresos de Marbella renueva el distintivo ‘Q’ de Calidad Turística que reconoce su ‘excelencia y calidad’

La certificación de calidad aporta prestigio, diferenciación, fiabilidad y rigor a los establecimientos que la poseen

miércoles 11 de enero de 2012, 01:00h

El Palacio de Congresos de Marbella ha renovado el distintivo ‘Q’ de Calidad Turística por acuerdo del comité del Instituto de Calidad Turística Española en su última reunión. Esta distinción reconoce, entre otras cosas, la excelencia y calidad de los servicios que presta el recinto congresual.

En dicha norma se definen las condiciones, requerimientos y obligaciones que debe cumplir el Palacio de Congresos en cada una de sus funciones, desarrollando actividades de riguroso control de calidad para asegurar el cumplimiento de los requisitos exigidos, con la implicación de todos los proveedores de servicios.
El Instituto de Calidad Turística Española (ICTE) administra y gestiona en exclusiva dicha distinción emitiendo en su caso la correspondiente actualización para su uso y vigilando su adecuada utilización. 

"Desde el punto de vista del cliente las ventajas de esta certificación suponen una garantía de calidad de los productos y servicios, así como una mayor confianza en la profesionalidad del personal y mayor seguridad en la elección del establecimiento", han destacado desde el recinto congresual. Asimismo, han añadido que contra con la ‘Q’ supone, "una participación activa del cliente en la mejora del establecimiento a través del tratamiento de quejas y sugerencias y del sistema de encuestas".
 
El Palacio de Congresos de Marbella implantó hace tres años este sistema de calidad en su gestión. Tras el proceso de auditoría externa realizado en el mes de noviembre, el comité de certificación del ICTE, reunido el día 2 de diciembre de 2011, ha decidido mantener la marca ‘Q’ de Calidad Turística al Palacio de Congreso de Marbella.

Acerca de la ‘Q’

La ‘Q’ de Calidad Turística cumple con una serie de características aportando prestigio, diferenciación, fiabilidad y rigor a los establecimientos turísticos certificados. Así, "la marca demuestra el compromiso del establecimiento certificado por alcanzar la plena satisfacción del cliente, cubriendo las necesidades y superando sus expectativas, ofreciéndole un servicio excelente", ha explicado desde el palacio.

La certificación sólo podrá obtenerse por aquellos establecimientos que aseguren unos niveles de calidad establecidos por la Norma de Calidad de Servicios. Los mecanismos utilizados para evaluar el cumplimiento o no de los requisitos solicitados por las normas son independientes del propio Sector y están diseñados de acuerdo a la normativa intersectorial. Para obtenerla es imprescindible superar unas pruebas de carácter objetivo establecidas en los reglamentos y normas.