www.nexotur.com

Las compañías ferroviarias de toda Europa deberán compartir terminales y servicios de venta de billetes

viernes 24 de junio de 2011, 01:00h

Los ministros de Transportes de los 27 han alcanzado un acuerdo político sobre una norma para la liberalización de los servicios ferroviarios. Para el ministro de Fomento, José Blanco, la propuesta comparte los mismos objetivos que las reformas sectoriales emprendidas por el Gobierno de España.

La norma obligará a los operadores históricos, como Renfe en España, a dar un acceso más fácil a sus rivales a instalaciones de mantenimiento, terminales y servicios de información al cliente y de venta de billetes con el objetivo de aumentar la competencia en el sector tanto en el transporte de pasajeros como en el de mercancías. Las nuevas reglas responden a las "quejas" presentadas por las compañías durante la última década y "tienen como objetivo cerrar las brechas en las normas actuales que permiten discriminar a las empresas nuevas e impedir que los operadores presten servicios nuevos e innovadores", ha explicado el comisario de Transportes Siim Kallas.
  
La nueva directiva obliga a realizar "declaraciones sobre la red (ferroviaria)" anuales más detallas para que las nuevas empresas en el mercado ferroviario puedan conocer claramente las características de las infraestructuras disponibles y las condiciones de su utilización. Asimismo, incluye unas normas explícitas en materia de conflicto de intereses y prácticas discriminatorias en el sector ferroviario. La norma refuerza el poder y la independencia de los organismos reguladores nacionales por lo que se refiere a las sanciones, auditorías, procedimientos de recurso e investigaciones de oficio, y les impone la obligación de cooperar con sus homólogos en cuestiones transfronterizas.
  
También pretende aumentar la inversión en el sector, tanto pública como privada exigiendo el establecimiento de estrategias nacionales a largo plazo y de acuerdos contractuales plurianuales entre el Estado y los administradores de infraestructuras. Con ello se quiere dar a los operadores del mercado una mayor previsibilidad respecto al desarrollo de la infraestructura para que puedan mejorar sus resultados. Kallas espera que el Parlamento la ratifique definitivamente a principios de 2012. El año que viene, la Comisión presentará también propuestas legislativas para liberalizar el tráfico nacional de pasajeros.