www.nexotur.com

Entra en vigor el Decreto que regula la actividad de organización de congresos, viajes y reservas en Cantabria

Los organizadores de congresos no podrán realizar actividades exclusivas de las agencias de viajes

lunes 06 de junio de 2011, 01:00h

El pasado viernes entró en vigor el Decreto que regula la actividad de organizadores de congresos, agencias de viajes y centrales reservas en Cantabria, para las empresas cuyo domicilio fiscal radique en la Comunidad autónoma, con independencia de que desarrollen su actividad de mediación turística en un local abierto al público o a través de Internet.

Entre otras cosas, el Decreto señala que los organizadores profesionales de congresos no podrán realizar actividades exclusivas de las agencias de viajes, salvo que se hayan constituido como tales y lo hayan comunicado expresamente a la Dirección General competente en materia de turismo. El decreto también fija los derechos y obligaciones de los clientes, que deberán ser informados, antes de la contratación de un servicio de mediación turística, de sus características, con expresa mención al precio que será aplicado, impuestos incluidos, detallándose las partidas y conceptos que lo integrarán.

Igualmente, tendrán derecho a recibir los servicios ofertados, publicitados y contratados en los términos pactados, a que se les proporcione una información veraz sobre los servicios ofertados en la publicidad suministrada por la empresa de mediación turística, o a que se les garantice la seguridad sobre sus personas y bienes, así como la protección de sus derechos en calidad de consumidores, pudiendo formular y acudir a los procedimientos administrativos y judiciales idóneos para el mantenimiento y reposición de sus derechos.

Canales de reserva
  
El Decreto establece que las agencias de viajes ejercerán en exclusiva servicios como la medición en la venta de billetes y la reserva de plazas en toda clase de medios de transporte, en la reserva de plazas en cualquier alojamiento turístico y la organización o comercialización de servicios de viajes.

Además, podrán prestar a sus clientes servicios como cambio de divisas, cambio de cheques de viajeros, reserva, adquisición y venta de billetes o entradas de espectáculos, museos, monumentos y parques, así como la intermediación en el arrendamiento de vehículos, con o sin conductor, entre otros.

Por lo que respecta a las centrales de reservas, el decreto las define como empresas de mediación turística que se dedican principalmente a la reserva de servicios turísticos de forma individualizada, pudiendo desarrollar de forma complementaria actividades de difusión y venta de material publicitario relacionado con los productos o servicios turísticos cuya reserva oferten. Las centrales de reserva no podrán organizar viajes combinados ni excursiones de un día.