www.nexotur.com

Las compañías aéreas augurán que el nuevo modelo de AENA provocará ‘nuevas subidas’ de las tasas aéreas en Barajas y El Prat

‘Las grandes aerolíneas son las que pagaremos la aventura de aeropuertos inviables’, apuntan desde ACETA

viernes 15 de abril de 2011, 01:00h

ACETA augura que "habrá más subidas" de tasas aeroportuarias en Barajas y en El Prat para soportar las pérdidas de los aeropuertos que no son rentables. Estas declaraciones se suman a las de ALA e Iberia, quienes ya han mostrado su preocupación porque el nuevo modelo de AENA mantenga el concepto de red.

El nuevo modelo de Aeropuertos Españoles y Navegación Aérea (AENA) no convence a las compañías aéreas españolas. El último en pronunciarse al respecto ha sido el presidente de la Asociación de Compañías Aéreas de Transporte Aéreo (ACETA), Manuel López Colmenarejo, quien prevé que éste conlleve "más subidas de las tasas aeroportuarias" en Barajas y El Prat, que serán "lo suficientemente altas" para compensar las pérdidas de los aeropuertos no rentables.

Aunque no ha cifrado en qué porcentaje se incrementarán las tasas con la entrada de las concesionarias, asegura que las aerolíneas lucharán para que "suban lo menos posible", ya que Barajas y El Prat deben mirar y competir con otros aeropuertos europeos. "Las grandes compañías aéreas son las que pagaremos mediante tasas la aventura de aeropuertos claramente inviables e ineficientes para compensar sus pérdidas", lamenta.

No obstante, López Colmenarejo aclara que el sector no está pidiendo el cierre de aeropuertos o que no se construyan otros, sino que en aquellos en los que el impacto social y local compense una cuenta de resultados negativa no se sustenten con las tasas que se pagan en Barajas y El Prat. "No criticamos el principio de solidaridad, pero para esto están los impuestos y no las tasas", arguye el presidente, destacando que  existen otros modelos en países como Francia donde las pérdidas las soportan los entes locales, ayuntamientos y cámaras de comercio.

En los mismos términos se ha pronunciado la Asociación de Líneas Aéreas (ALA), advirtiendo de que "privatizar los aeropuertos con beneficio, y subvencionar los que registran pérdidas a consta de éstos es un ejercicio difícilmente sostenible".  "Probablemente no habría discusión si estuviésemos hablando de una mayoría de aeropuertos rentables, pero lo que sucede es justamente lo contrario, ya que el 70% cuenta con un escaso número de pasajeros".

Los 47 aeropuertos que componen la red ‘son una barbaridad’

Estas declaraciones se alinean con las pronunciadas por el presidente de Iberia, Antonio Vázquez, quien ha mostrado su preocupación porque el nuevo modelo de AENA mantenga el concepto de red, que en otros países no existe. A su juicio 47 aeropuertos "son una barbaridad" y no deben ser las aerolíneas las que financien con las tasas aeroportuarias aquellos que "no son rentables".

"No me gustaría que de los ingresos en Barajas y El Prat salgan los subsidios para otros aeropuertos porque no sé si el estímulo debe venir de las compañías aéreas", señala Vázquez, quien pide que "si vale la pena su desarrollo debe haber otras fuentes de financiación". Aunque ha evitado pronunciarse sobre si la gestión debe ser pública o privada, explica que para Iberia el nuevo modelo debe propiciar que funcionen "estupendamente y al menor coste posible".

En respuesta a estos representantes del sector aéreo el Ministerio de Fomento aclara que el nuevo modelo de AENA "en ningún momento" presupone una subida de tasas aeroportuarias en los dos principales aeropuertos de la red. Fuentes del departamento que dirige José Blanco han señalado que estas tasas, pese a haber subido este año, son entre un 40% y un 50% más bajas que las de otros aeropuertos europeos.

Por su parte, el secretario de Estado de Transportes, Isaías Táboas, apunta que la nueva ley, aprobada con el amplio respaldo del Congreso, establece que los ingresos procedentes de los cánones concesionales que las empresas privadas paguen a AENA (en Barajas y en El Prat) vayan a la "caja común". "Lo normal es que todo lo que se obtenga de los aeropuertos que vayan mejor se utilice para compensar aquellos que no van tan bien", subraya.