www.nexotur.com

La producción de las agencias de Cataluña no alcanza los niveles de 2009, aunque existe un ‘moderado optimismo’ para 2011

El Sector denuncia la distorsión del mercado provocada por las grandes redes y el aumento del intrusismo

lunes 03 de enero de 2011, 01:00h

Aunque en la temporada de verano las previsiones apuntaban a un incremento de las ventas, las agencias de viajes de Cataluña no alcanzan en 2010 la facturación del ejercicio anterior. Asimismo, la rentabilidad y el intrusismo son algunos de los temas que más preocupan a los líderes del Sector de la Comunidad.

Solamente superada por Madrid, Cataluña ha sido en los ocho primeros meses de 2010 el punto de origen de 19 millones de viajeros, cifra un 4% inferior a la registrada en el mismo periodo de 2009. En línea con esta caída, las agencias de viajes establecidas en la Comunidad estiman que 2010 ha concluido con un descenso de la facturación similar.

En concreto, el presidente de la Unión Catalana de Agencias de Viajes Emisoras (UCAVE), Rafael Serra, calcula que las ventas serán "en torno a un 4% inferiores en comparación con 2009", aunque reconoce que "depende del tipo de producto ofrecido por cada empresa". En los mismos términos se expresa el presidente de AEDAVE Cataluña, Víctor Muntané, que señala que "en la mayoría de casos no se superarán los niveles de facturación del ejercicio anterior".

Un 2011 mejor en ventas, ‘pero sin euforias’

Una vez concluido un año "muy difícil" para las agencias catalanas, el Sector mira a 2011 con "moderado optimismo". Así lo apunta Serra, aunque reconoce que se espera "otro año complicado con una lenta recuperación". Sin embargo, para que se inicie la recuperación del Sector hacen falta que se den una serie de condiciones. En este sentido, el presidente de UCAVE, que denuncia el intrusismo existente en el Sector, considera necesario que haya "una mayor unidad asociativa y más apoyo por parte de las Administraciones en una época muy complicada para el Turismo". Por su parte, Muntané destaca la importancia de "mejorar la rentabilidad", ya que "atraviesa por un periodo delicado", y una "mayor seguridad en los servicios, intentando evitar que se produzcan nuevas huelgas".