www.nexotur.com

Sindicatos convocan paros en los aeropuertos de AENA, mientras que los controladores de Santiago viven su sexta jornada de protestas

Blanco confía en que las aerolíneas y los pilotos alcancen una ‘solución satisfactoria para ambas partes’

viernes 03 de diciembre de 2010, 01:00h

Los sindicatos CCOO, UGT y USO han anunciado paros que afectarán las fiestas navideñas en los aeropuertos y centros de control AENA. Por su parte, la sexta jornada de paros en los controladores de Santiago ha causado la cancelación de nueve vuelos, tres desvíos y 17 retrasos.

Tras el anuncio de privatizar Aeropuertos Españoles y Navegación Aérea (AENA) y para mostrar su "absoluto rechazo" a este nuevo modelo, los representantes sindicales han anunciado paros y huelgas que "indudablemente" afectarán a las fiestas navideñas, en todos los aeropuertos y centros de control de la red de AENA. Asimismo, han indicado que invitaron al sindicato USCA, que agrupa al 97% de los 2.400 controladores en plantilla, ha sumarse a las movilizaciones.

"Nos parece una locura que privaticen las dos joyas de la corona, Madrid-Barajas y Barcelona-El Prat, ya que esto podría traer como consecuencia la desaparición del modelo en red y de los aeropuertos más pequeños", ha asegurado el portavoz de Comisiones Obreras (CCOO) en AENA, César Revuelta, quien ha instado al presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, a retirar el plan anunciado. Asimismo, ha lamentado que el Gobierno no les informara de sus planes hasta la tarde del miércoles, cuando mantuvieron una reunión con el secretario de Estado de Transportes, Isaías Táboas, en la que "abundaron en el tema" y pusieron encima de la mesa lo que ya habían anunciado esa misma mañana. 

Por su parte, la sexta jornada de paro de controladores en Santiago ha provocado la cancelación de nueve vuelos y tres desvíos. Durante el día de ayer se han cancelado en Lavacolla tres vuelos de llegada y otros tres han sufrido desvíos, y únicamente han aterrizado en hora cuatro vuelos, mientras que siete han sufrido retrasos entre 45 minutos y dos horas.

En lo relativo a las salidas desde la terminal compostelana, la falta de controladores ha provocado la cancelación de seis vuelos. Concretamente, desde las 8.00 horas y hasta las 19.00 horas únicamente han salido en hora dos vuelos desde Lavacolla y han sufrido retrasos 10 rutas con tiempos de espera que han oscilado entre los 45 minutos y las seis horas.

Durante la jornada de ayer se ha cerrado el espacio aéreo de Santiago en cuatro ocasiones, por un tiempo total superior a las cinco horas y media. Esta circunstancia ha sido debida a que en cada turno sólo han acudido a trabajar dos de los cuatro controladores necesarios, por lo que, en los momentos de descanso que cada profesional tiene a lo largo de la jornada, sólo se ha podido prestar servicio a la aproximación de aeronaves y ha sido necesario dejar vacía la torre de Lavacolla.

Reacción de Fomento

El ministro de Fomento, José Blanco, ha mostrado su confianza en que las aerolíneas y los pilotos alcancen una "solución satisfactoria para ambas partes" en la reunión que mantendrán hoy en el Ministerio y se eviten así los paros convocados por el sindicato de pilotos para Navidad. "Si no, la decisión la tomará Fomento", ha advertido Blanco, que ha querido así lanzar un "mensaje de tranquilidad" ante el conflicto surgido por la "diferente interpretación" que estos dos colectivos tienen sobre la aplicación de la normativa sobre los tiempos de vuelo y descanso de los pilotos.

Respecto a la huelga de los controladores gallegos, Blanco les ha advertido que "tomará medidas con determinación" en el Consejo de Ministros de hoy en el caso de que "no abandonen el chantaje" y sigan "interpretando la ley a su antojo". Así, considera que los controladores "han vuelto a coger el camino equivocado", en referencia a los problemas que este colectivo está causando en los aeropuertos de Galicia por no acudir a sus puestos de trabajo.

Según Blanco, "los controladores vuelven a utilizar el chantaje para arrancar privilegios en contra de lo decidido por el Parlamento y lo hacen interpretando la ley a su manera para no cumplir con sus horas de trabajo legalmente establecidas". Asimismo, ha asegurado que "en un Estado de Derecho algo tan importante como el espacio aéreo no puede estar sujeto a otros intereses que no sean los de interés general", por lo que les ha advertido que sólo podrán avanzar "por el camino de diálogo y la negociación" y que, en caso contrario, el Ministerio "actuará con determinación".