www.nexotur.com

Estética, tecnología, familia y ‘vivencias’ serán las claves a tener en cuenta en los establecimientos para 2008

Los clientes más ‘comprometidos’ se plantean, cada vez más, el cuidado medioambiental a la hora de escoger alojamiento

miércoles 09 de enero de 2008, 01:00h

La creación ofertas dirigidas a "varias generaciones de la misma familia", junto a la disponibilidad de redes y accesorios tecnológicos para el cliente de negocios, o los hoteles en los que el cliente "participa" de las actividades propias del alojamiento, son algunas de las tendencias a tener en cuenta en 2008, según una consultora.

La creación de oferta basada "sólo en las plusvalías no es suficiente si no hay un producto diferenciado" señalaba recientemente el presidente de la Confederación Española de Hoteles y Alojamientos turísticos, CEHAT, mostrando el escenario cercano de la Hotelería. De hecho, el estudio de una consultora norteamericana, Andrew Freeman & Co, hace hincapié sobre las opciones a tener en cuenta por los establecimientos a la hora de crear una oferta variada y "más cercana al cliente", señala.

Por perfiles de cliente, el presidente de la consultora, Andrew Freeman, destaca la tendencias en los hoteles internacionales que buscan interrelacionar a las generaciones familiares a través de la oferta del establecimiento. "Los hoteles buscan en sus ofertas la conexión entre abuelos y nietos, a través de paquetes de ocio y aventura", apunta Freeman. En el lado opuesto, el cliente gay, que representa un mercado cercano a los 47 millones de euros, "continúa ganando velocidad y popularidad en los principales ciudades y hoteles del mundo.

Las ofertas para este tipo de clientes pasan por "implicarles, de cierta manera, en el desarrollo de la propia actividad hotelera", sostiene Freeman. En la búsqueda de ‘experiencias’, numerosos establecimientos están incorporando actividades como clases de cocina y de orden en las habitaciones en el propio hotel. Al mismo tiempo, se ofrecen "tours en los mercados locales o talleres con artistas autóctonos".

 Una oferta propia de los "pequeños hoteles boutique", afirma, que también "hacen partícipes a los autores locales en el diseño y la decoración de los establecimientos", subraya la consultora. Junto a este tipo de productos, los hoteles que incorporan actividades como yoga, excursiones al aire libre, dietas personalizadas o tratamientos estéticos; es decir, "los que apuestan por el bienestar", según el estudio, resultan de "especial atractivo para los clientes".

Nuevas tecnologías y cuidado medioambiental

Especialmente dedicados a los viajeros de negocios, otra de las tendencias de los establecimientos –además de ofrecer conexiones a la red, cine a la carta, business centers o Playstations en la habitación–, es la propia venta de todo tipo de artículos tecnológicos en el hotel. Ipods o tarjetas de memoria, pasando por teléfonos móviles, son algunas de los productos que los hoteles "más avezados", ofrecen a sus clientes.

Finalmente, en el ámbito del cuidado ambiental, los clientes "aprecian cada vez más", según el estudio, detalles como iluminaciones de bajo consumo, toallas de materiales orgánicos o duchas y aseos de flujo reducido. Asimismo, el uso de papel o cartón reciclado en los documentos y folletos, junto a otros aspectos más complejos, como el uso de detergentes no tóxicos para la limpieza, son algunas de las preguntas que los clientes "más comprometidos" comienzan a plantearse en la elección de su alojamiento.