www.nexotur.com

2008, UN AÑO PLAGADO DE INCERTIDUMBRES

Editorial NEXOTUR: Cómo evolucionará el consumo

miércoles 09 de enero de 2008, 01:00h

Los indicadores no pintan bien. La expansión sin precedentes del mercado emisor español comienza a dar signos de agotamiento. Tras más de una década de bonanza continuada, el consumo de Turismo podría dar muestras de señales de desaceleración en 2008 e, incluso, experimentar un parón.

El año que acaba no ha mostrado, contra pronóstico, la anunciada caída del consumo. La temporada de verano fue satisfactoria para las grandes redes, aunque muchas agencias independientes no compartan estos resultados. Y aunque con menos fuelle que en ejercicios anteriores, la temporada de invierno no confirma los malos augurios.

El Turismo resiste. Pese a todo. Muy especialmente al crítico endeudamiento de las familias, agravado recientemente por el acelerón de los precios, que ha situado la inflación anual muy por encima del 4%, lo que obligará a los transportistas y demás proveedores que habían hecho públicas sus nuevas tarifas, a revisarlas al alza en más de un punto. O, en su defecto, a absorver el diferencial en su cuenta de resultados. Una apuesta muy peligrosa, habida cuenta de que los costes, lejos de sujetarse, están desbocados.

El precio del barril de petróleo, ya por encima de los 100 dólares, podría subir todavía bastante más durante este ejercicio. La fortaleza del euro (que amortigüa los efectos de la carestía del crudo) y encarece España como destino turístico de los mercados emisores que no forman parte del la 'zona euro' (menos del 10% del  conjunto de las llegadas), no es un respiro a nuestro Turismo.

Pero esto es el mayor inconveniente. Es precisamente la elevada cotización del euro lo que frena las exportaciones de los países locomotora de la Unión Europea (empezando por Alemania), impidiendo la recuperación de la demanda en estos grandes mercados emisores de flujos turísticos hacia España. La enorme interrelación de nuestro tejido empresarial con el alemán, francés o británico, afectan también al emisor, al estar muy vinculadas las economías respectivas.

Aunque los grandes viajes resisten, es previsible que también acaben afectados. Aunque sólo sea dejando de crecer, a diferencia de lo que ha venido ocurriendo en los últimos años.

La espada de Damocles, que pende amenazante sobre el futuro del consumo de los españoles, es sin duda la evolución del precio de la vivienda y de los créditos hipotecarios. Sobre todo para aquellas viviendas (y segundas residencias) adquiridas a precios más altos. Está por ver cómo actuará este aligeramiento del bolsillo del cliente en el capítulo de viajes y vacaciones. Será menor cuanto menos suba el precio del dinero y mayor cuanto más se encarezca el Euribor. La caída brusca del precio de la vivienda más que previsible, podría incluso llevar a la quiebra a no pocas economías domésticas y aquellas empresas que se sumaron a última hora a la fiebre de la especulación inmobiliaria, buscando grandes beneficios.

Sea como fuere, 2008 se presenta como año de incertidumbres, al ser este un ejercicio del cambio de ciclo económico. Un año que exige prudencia a las empresas del Sector,  incluídas las surgidas en Internet (cuyos crecimientos exponenciales están ralentizándose, mientras cunde el cómpreme quien pueda). Mientras las grandes redes aprovechan al máximo la tendencia a la polarización en el líder, las medianas serán las que sufran más el fin del café para todos. Es la hora de los Grupos comerciales, que se verán impelidos a servir de puentes hacia la integración empresarial, cuyas resistencias cederán ante el imperativo de salir adelante.

Que le sea útil. Ese es nuestro mayor interés.