www.nexotur.com

EL GOBIERNO BALEAR TOMA POSICIONES EN EL CONFLICTO CON THOMAS COOK

El Gobierno balear revisará sus convenios con Thomas Cook para ‘ajustarlos a la realidad hotelera’

El Ejecutivo ha asegurado que el turoperador no rescindirá los contratos con los alojamientos que le denuncien

viernes 22 de octubre de 2010, 01:00h

La consejera de Turismo de las Islas Baleares, Joana Barceló, ha anunciado que el Ejecutivo autonómico revisará la aportación económica que se contempla en sus convenios con Thomas Cook para "ajustarlos a la realidad hotelera de las islas". Además, el Gobierno tomará medidas para ayudar a los hoteleros.

Barceló no ha especificado el ajuste que se hará en los acuerdos con el turoperador y ha asegurado, además, que el Gobierno tomará medidas para "apoyar a los hoteleros que se están viendo afectados por la decisión de Thomas Cook de recortar un 5% en sus facturas con los alojamientos".

Los hoteleros afectados y las Asociaciones empresariales del Sector balear ya anunciaron que van a llevar a cabo acciones legales contra la decisión del turoperador británico.

Por su parte, el director general de Desarrollo Turístico, Toni Munar, ha asegurado que la decisión de la división británica de Thomas Cook ha provocado una "gran preocupación" en todo el grupo, por el hecho de que esta medida "pueda afectar a la credibilidad del turoperador". (La empresa cuenta también con una división alemana, a la que no le afecta este descuento).

Además, Munar ha descartado que Thomas Cook pueda rescindir los contratos con los hoteles que decidan demandarle, ya que "en ningún momento" la empresa  prescindirá de aquellos hoteles cuya oferta sea "básica" para su negocio.

Una clasificación hotelera basada en la autoevaluación

Por otro lado, la consejera autonómica ha propuesto a la Mesa de Turismo una nueva clasificación para los establecimientos turísticos, que permitirá a los titulares de los mismos "aumentar la categoría de su negocio mediante un sistema de puntuación según los servicios o condiciones que ofrezcan a sus clientes".

"El sistema se basa en la autoevaluación, es decir, los propietarios de los establecimientos, para poder acceder a una categoría, tendrán que presentar una declaración responsable y, si luego quieren aumentarla, ellos mismos valorarán qué nuevos servicios pueden ofrecer a sus clientes con tal de obtener una categoría superior y ser más competitivos", ha explicado.

Asimismo, los titulares de los negocios tendrían "libre elección" a la hora de elegir los servicios o condiciones para mejorar sus negocios. La iniciativa prevé una "amplia lista de prestaciones" como lavandería, hidromasaje, ordenador, jacuzzi o pistas de tenis.

Con esta "innovadora" propuesta, Barceló cree que se creará un "valor añadido" y aumentará la competitividad y los servicios ofrecidos, lo que redundará en una apuesta por una "ocupación de calidad".