www.nexotur.com

La aerolínea resultante de la fusión de Iberia y British Airways (BA) será más sólida, según un informe de Bank of America Merrill Lynch

La firma prevé una mejora del margen operativo de la compañía desde el 1,5% de 2010 hasta el 8,1% en el 2012

viernes 20 de agosto de 2010, 01:00h

La aerolínea resultante de la fusión entre Iberia y British Airways (BA) tendrá mejores márgenes y un balance más sólido, según las conclusiones de un informe del banco de inversión estadounidense Bank of America Merrill Lynch. La firma prevé una mejora del margen operativo de la compañía.

Los fruto de la fusión subirán desde el 1,5% de 2010 hasta el 8,1% en el ejercicio fiscal 2012.  "Creemos que el negocio combinado tendrá un sólido balance, incluyendo el descenso del apalancamiento durante los próximos tres años", señalan los analistas.

El banco mantiene su recomendación de 'comprar' para ambos valores gracias a la influencia positiva de dos factores, en primer lugar, los resultados de BA del primer semestre, que superaron las expectativas, y en segundo lugar el visto bueno del regulador británico al plan de financiación que acordó con los administradores de sus fondos de pensiones el pasado mes de junio.

La firma también tiene en cuenta el impacto positivo de la acuerdo de negocio conjunto de Iberia y BA con American Airlines, que se prevé entre en funcionamiento el próximo otoño tras haber obtenido el visto bueno de los reguladores comunitarios y estadounidenses.

Además, la fusión de Iberia y BA dará a la aerolínea fusionada ventajas estratégicas por tener redes complementarias. Con BA centrada en el Atlántico y la posición de Iberia en Latinoamérica, la nueva compañía tendrá una red "complementaria y diversificada", según BofA Merrill Lynch.

Asumiendo una ecuación de canje de 54 acciones para BA y 44 títulos para Iberia, las sinergias para BA estarían valoradas en 60 peniques por acción y para Iberia 0,69 euros por título.

Las sinergias anuales de 400 millones de euros, tras ajustarse los costes de reestructuración e integración, alcanzarían en un periodo de diez años los 1.460 millones de euros.