www.nexotur.com

La Unión Europea obligará a las navieras a indemnizar a los pasajeros de barco en caso de retraso a partir del año 2012

No hay acuerdo entre la Eurocámara y los Gobiernos sobre los derechos de los pasajeros de autobús

miércoles 07 de julio de 2010, 01:00h

El Parlamento Europeo ha aprobado un reglamento con el que se pretende reforzar los derechos de los pasajeros de barco. Entre las nuevas disposiciones, que entrarán en vigor en 2012, se introduce la indemnización por retrasos o la asistencia a los viajeros con discapacidad o movilidad reducida.

Los pasajeros de barco gozarán de mayores derechos a partir de 2012. Así lo ha dictaminado el Parlamento Europeo, que ha aprobado un reglamento que obligará a las navieras a indemnizar a estos viajeros por retrasos de más de una hora y media. Además, los transportistas y operadores de terminal deberán ofrecer asistencia gratuita a los viajeros con discapacidad o movilidad reducida en el embarque y el desembarque.

Las nuevas normas, que ya han sido pactadas con los Gobiernos de los Estados miembros, se aplicarán a todos aquellos barcos autorizados a transportar a más de 12 pasajeros, exceptuando a los buques de excursión, turísticos e históricos y los navíos con una tripulación de hasta tres personas o cuyo servicio general se limite a recorrer una distancia inferior a 500 metros. Los cruceros también entran en el ámbito de aplicación del reglamento. Sin embargo, quedan excluidos de varias disposiciones, como las que regulan el transporte alternativo y reembolso en caso de retrasos de más de una hora y media o la indemnización por el precio del billete por retraso en la llegada.

Las navieras se harán cargo del alojamiento

En caso de retraso de más de una hora y media sobre la hora de salida, la naviera deberá escoger entre ofrecer una ruta alternativa sin coste adicional o reembolsar el precio del billete, siempre y cuando no se deba a condiciones meteorológicas que hacen peligrosa la navegación o a otras circunstancias extraordinarias. En el supuesto de cancelación o retraso en la salida que requiera una estancia de una o varias noches, el transportista se hará cargo del coste de alojamiento, que será de 80 euros como máximo por pasajero y noche, hasta tres noches. Cuando haya retrasos en la llegada al destino, los viajeros podrán solicitar indemnizaciones que pueden ir desde el 25% hasta la mitad del precio del pasaje, dependiendo de las horas de espera.

Las navieras no podrán denegar el embarque a ningún pasajero por motivos de salud, discapacidad o movilidad reducida. Además, las reservas y los billetes se ofrecerán a las personas con discapacidad o movilidad reducida sin costes adicionales en las mismas condiciones que al resto de los viajeros. Otra de las disposiciones que incluye el nuevo reglamento es que las navieras deberán hacer todo lo posible para que la información sobre los derechos de los pasajeros esté disponible a bordo de los buques, en los puertos y en las terminales portuarias.

En cuanto al reglamento que regula los derechos de los pasajeros de autobús, el Parlamento y los Gobiernos no han logrado un acuerdo, por lo que el procedimiento legislativo proseguirá en otoño. La Eurocámara exige indemnizar a los pasajeros por retrasos de más de dos horas. Además, debería haber indemnizaciones de hasta 1.800 euros en caso de pérdida del equipaje. Los diputados también reclaman que el reglamento no establezca límites a las indemnizaciones en caso de fallecimiento de un pasajero en un accidente. También insisten en proporcionar asistencia gratuita o compensación si hay retraso en la llegada por una avería en el autobús. El Parlamento considera que este reglamento debe aplicarse no solo a los trayectos de larga distancia, sino también al transporte regional.