www.nexotur.com

Los vuelos domésticos contabilizan un 2% más de pasajeros en febrero, acercándose a los tres millones de viajeros

Tanto el tren como el autobús registran caídas cercanas al 4%, mientras que el marítimo pierde un 6% de viajeros

lunes 12 de abril de 2010, 01:00h

Al contrario que en 2009, año en el que la vía aérea experimentó un brusco descenso del número de pasajeros, el avión ha comenzado 2010 mostrando una evolución favorable. Tras transportar un 6% más de viajeros en el mes de enero, en febrero vuelve a crecer un 1,8% en comparación con 2009.

Aunque numerosas compañías aéreas señalan a los vuelos de corto alcance como los más afectados por la crisis, y así lo refleja la cifra de producción del BSP, el transporte aéreo doméstico ha comenzado el año con una tendencia alcista, según los datos facilitados por el Instituto Nacional de Estadística (INE). Mientras que los demás medios de transporte nacionales experimentan significativas caídas en febrero, el aéreo, que en enero contabilizó un 6% más de pasajeros, registra un nuevo incremento del 1,8%, con un total de 2,7 millones de viajeros.

El autobús, que mostraba una mayor resistencia en 2009, pierde en febrero un 3,4% de viajeros. De los más de 100 millones de viajes que se han realizado en este mes, este medio de transporte contabiliza 52 millones. Entre las diferentes rutas, las de larga distancia son las que peor evolución presentan, con una contracción del 4,1%.

El AVE transporta un 1% menos de pasajeros

Tras el transporte por carretera aparece el ferrocarril, medio utilizado por 45 millones de personas en febrero, lo que supone un descenso del 4,1% respecto al mismo periodo del pasado año. El AVE-Larga Distancia registra 1,6 millones de pasajeros, un 1% menos que en 2009. Por su parte, la media y corta distancia experimentan sendas caídas del 4,8% y 4,2%, respectivamente.

Finalmente, el transporte marítimo contabiliza 421.000 viajeros en el mes de febrero. Esta cifra supone una retracción interanual del 6%, experimentando, por tanto, la bajada más importante entre los diferentes medios de transporte nacionales.