www.nexotur.com

Rechazo al proyecto de Directiva europea

La Mesa del Turismo rechaza equiparar ‘productos vacaciones largo plazo’ con los ‘tiempo compartido’

Melián: "El proyecto europeo entrañaría graves riesgos para los consumidores y facilitaría las acciones de fraude"

lunes 03 de septiembre de 2007, 01:00h

La Mesa del Turismo considera que "una directiva europea que proyecta equiparar los ‘productos vacaciones largo plazo’ con los de ‘tiempo compartido’ provocaría riesgos en los consumidores". Desde la entidad se señala que dicha normativa podría provocar situaciones de fraude para los consumidores.

 

La Mesa del Turismo rechaza el proyecto europeo para elaborar una Directiva que pretende equiparar los nuevos productos turísticos llamados ‘productos de vacaciones de largo plazo’ con los de ‘tiempo compartido’. Para la Mesa, esta nueva normativa podría dar lugar a posibles situaciones de fraude para los consumidores.

Productos diferentes

El presidente del veterano grupo de opinión del Sector Turístico, Juan Andrés Melián, explica que "existen grandes diferencias entre ambos tipos de productos vacacionales, puesto que los productos de tiempo compartido necesitan grandes inversiones inmobiliarias para la construcción de complejos turísticos". Además, Melián hace hincapié en que "los productos de ‘vacaciones de largo plazo’ son de pura intermediación, en lo que lo único que se ofrece son posibles descuentos en diferentes servicios, a cambio de una importante cuota pagada por anticipado". De esta manera, desde la Mesa del Turismo aseguran que "esta hipotética unificación partiría de un error conceptual".

Por otra parte, el presidente de la Mesa añade que "la legislación de tiempo compartido española, a través de la Ley de Aprovechamiento por turno de bienes inmuebles de uso turístico, ha significado un gran paso, incluso puede afirmarse que lo ha logrado plenamente, en la normalización de esta moderna industria".

Para Melián la nueva Directiva europea "entrañaría una desnaturalización de los productos", al introducir ahora en régimen similar legislativo y de forma equiparada los ‘productos de vacaciones a largo plazo'. Además esta normativa conllevaría "graves riesgo para los consumidores, creándoles confusionismo y facilitando a los defraudadores la búsqueda de caminos alternativos".