www.nexotur.com

El CCIB provoca un impacto económico en Barcelona de 509 millones de euros en sus tres años de funcionamiento

La fidelización de los clientes y la constante innovación de las instalaciones permiten conseguir estos resultados

miércoles 19 de diciembre de 2007, 01:00h

La actividad congresual generada por el Centro de Convenciones Internacional de Barcelona (CCIB) desde su inauguración en 2004 ha provocado un impacto económico en la Ciudad Condal de 509 millones de euros. Algunas de las causas son la fidelización de sus clientes y la innovación de las instalaciones.

El CCIB va a facturar en 2007 un total de 34,5 millones de euros, lo que supone un crecimiento del 44,3% respecto al ejercicio anterior. Además, el impacto económico que han generado en la ciudad este año los 125 eventos realizados en sus instalaciones ha sido de 209 millones de euros (167 millones en 2006). "Los acontecimientos celebrados en el CCIB son cada vez de mayor relevancia, de más días de duración y con un perfil de visitante de más poder adquisitivo, por lo que por tanto tienen un impacto económico mayor en la ciudad de Barcelona", comenta el director general de la empresa gestora del complejo, GL Events, Jesús Álvarez.

"Para la economía de la ciudad ha sido un motor extraordinario, ya que sin este gran complejo no podían haber recalado los grandes eventos que lo han hecho en el CCIB", afirma el presidente del Gremio de Hoteles de Barcelona, Jordi Clos. De hecho, esta instalación fue concebida como "un complemento de la oferta existente para la organización de ferias y congresos en Barcelona, con el claro propósito de atraer a los más prestigiosos eventos internacionales de gran tamaño", señala Álvarez, para posicionar a Barcelona como un destino de referencia en el turismo de negocios internacional.

El éxito de Barcelona en el Mercado de Reuniones, que le ha permitido ir aumentado el número de eventos organizados en la ciudad (310 reuniones con 108.000 delegados en 1992 frente a las 1.303 reuniones con 491.000 asistentes en 2006), "se debe al modelo de gestión de Barcelona, en el que la Institución pública y el empresariado están unidos", afirma Clos, "porque cuando se decide la elección de un destino para un congresos, primero se elige la ciudad sede del eventos y luego las instalaciones que se van a utilizar", añade el presidente del Gremio de Hoteles.

Motivos para la construcción del CCIB

Barcelona ha sido siempre una ciudad congresual. Lo demuestra el hecho de que en los años 60 el Ayuntamiento sacó un eslogan que decía ‘Barcelona: ciudad de ferias y congresos’. Pero han pasado los años y se fueron creando diferentes instalaciones como la Fira de Barcelona o el Palacio de Congresos de Cataluña. "Pero nos dimos cuenta de que teníamos que construir un centro exclusivo para grandes congresos internacionales y fue en 2004 con el Fórum Internacional de Culturas cuando se inauguró", asevera la directora del Barcelona Convention Bureau, Airy Garrigosa. Para eventos menores ya estaban los hoteles, la Fira y el Palacio de Congresos de Cataluña.

El CCIB, con un auditorio con 3.200 butacas, numerosas salas de reunión y áreas de exposición en una superficie de 67.000 metros cuadrados, se encuentra en permanente adecuación de sus instalaciones. Desde que se inaugura, GL Events ha invertido 11 millones de euros, entre otras cosas, equipando al complejo con las últimas tecnologías (por ejemplo, proyectores de alta definición). Además, para 2008, tiene previsto ampliar la cocina, que permite elaborar 30.000 platos al día.