www.nexotur.com

IBERIA PIERDE DINERO TRAS 13 AÑOS DE GANANCIAS

Iberia pierde 273 millones en un año ‘extremadamente complicado’, frente a las ganancias de 31 millones de 2008

La aerolínea confirma que la firma del acuerdo de fusión con British se producirá ‘en las próximas semanas’

viernes 26 de febrero de 2010, 01:00h

"El ejercicio 2009 ha sido el más difícil para las compañías aéreas tradicionales". El presidente de Iberia, Antonio Vázquez, confirma que en este ejercicio, tildado de "dramático", la compañía aérea ha registrado unas pérdidas de 273 millones de euros, frente a las ganancias de 31 millones de 2008.

Iberia concluye 2009 con unas pérdidas netas de 273,2 millones de euros, frente a las ganancias de 31 millones de 2008. Estos resultados, obtenidos en un año "extremadamente complicado", tal y como lo define su presidente, Antonio Vázquez, responden a "la fuerte competencia, la caída experimentada por el business y la bajada de las tarifas".

Vázquez, que ha hecho balance de un año "dramático y muy complicado, especialmente para las tradicionales", se ha referido a los últimos datos expuestos por IATA, que estima una pérdida de 100 millones de pasajeros a nivel mundial y el cierre de 30 compañías aéreas. Esta situación, que ha propiciado que la industria aérea tenga un crecimiento negativo, se ha reflejado en la cuenta de resultados de Iberia, registrando pérdidas "después de 13 años consecutivos de beneficios".

Durante 2009, la aerolínea ha intentado "adecuar su oferta de vuelos a la evolución de los diferentes mercados", explica su presidente. Para ello, ha reducido su oferta en un 6% respecto a 2008, consiguiendo de este modo "mantener el coeficiente de ocupación, que se sitúa en el 19,8%, nivel similar al del año anterior y de los más altos entre las compañías aéreas de red".

Los ingresos de explotación de Iberia han caído un 19,1%, debido a la reducción en todas las áreas de negocio. Por su parte, los gasto de explotación de la compañía aérea se sitúan en 4.873 millones de euros, un 11,9% menos que en el año anterior. Además del plan de reducción de costes, esta bajada de los gastos también ha estado motivada por "el importante descenso del precio del combustible y un menor consumo". Asimismo, la plantilla de la aerolínea se ha recortado un 4,2%, contabilizando 20.671 empleados.

A pesar de las importantes pérdidas, Iberia dispone de un patrimonio neto de 1.551 millones de euros, solamente un 0,8% menos que a finales del ejercicio anterior. En este sentido, la aerolínea explica que el impacto de las pérdidas netas se ha visto compensado por la mejora de la valoración de las operaciones de cobertura y el efecto de la revalorización de las acciones de British Airways.

En cuanto a las previsiones para el presente año, Iberia espera "acabar con un resultado neto positivo", tal y como explica el director general Comercial y de Clientes, Manuel López Aguilar. "Confiamos en una recuperación de forma progresiva a lo largo del año", añade. Asimismo, la compañía aérea prevé firmar el acuerdo de fusión "en las próximas semanas", aunque el despegue definitivo de la aerolínea resultante no se producirá "hasta el 1 de enero de 2010".

Nueva aerolínea para el corto y medio radio

Ante la "saturación" en las rutas de medio y, especialmente, corto radio, motivada por el incremento de las compañías aéreas de ‘bajo coste’ y, en el caso de España, de la competencia del AVE, Iberia estudia la posibilidad de poner en funcionamiento en noviembre una nueva aerolínea para aumentar su competencia en este mercado. Aunque inicialmente su creación estaba prevista para el 1 de enero de 2011, se trabaja para "adelantar su lanzamiento", según explica su consejero delegado, Rafael Sánchez-Lozano.

El ejecutivo explica que Iberia está en conversaciones con los sindicatos, por lo que aunque no hay un plazo para alcanzar un acuerdo, el objetivo es que la nueva compañía comience a operar el 1 de noviembre, habrá que moverse "lo más rápidamente posible". "Nos vamos a mover con razonable rapidez, y así se lo hemos pedido a los representantes de los trabajadores", apunta.

Al respecto, Sánchez-Lozano aclara que esta aerolínea, que todavía no tiene nombre, tendrá un funcionamiento semejante al de las compañías aéreas low cost, aunque "no será exactamente igual". Por su parte, el presidente de Iberia, que reconoce "la dificultad de ganar dinero en el corto radio", afirma que "si para nuestros clientes la prioridad es el precio tenemos que responder con contundencia". En definitiva, el reto de Iberia es transformar el corto y medio radio para tener una estructura de costes que permita competir por precios, y "desde nuestra estructura actual no somos capaces de poner precios más bajos".