www.nexotur.com

Cerezales: ‘El Código Deontológico de Farmaindustria ha acabado con los destinos exóticos y las invitaciones a acompañantes’

El presidente de MPI España analiza para CONEXO los cambios producidos en la organización de congresos

miércoles 06 de enero de 2010, 01:00h

El presidente del Capítulo Español de MPI, Óscar Cerezales, ofrece su opinión sobre la repercusión del Código Deontológico de Farmaindustria en la organización de congresos. Entre otros cambios, Cerezales señala que el Código "ha acabado con los destinos exóticos y las invitaciones a los acompañantes".

Contrariamente a lo que pueda parecer, la organización de congresos como tal no ha sufrido grandes cambios con la instauración del Código Deontológico de Farmaindustria. Cuando se aprobó la última versión del sistema de autorregulación en junio de 2008, los institutos de investigación se alarmaron creyendo que habría grandes variaciones en la organización de convenciones, pero finalmente la única gran preocupación fue que con la nueva normativa se prohibía, salvo en contadas ocasiones,  retribuir a los profesionales sanitarios mediante pago en especie, como era habitual hasta la fecha.

El resto, a grandes rasgos, sigue funcionando de igual manera, se siguen celebrando el mismo número de congresos puesto que la necesidad de formación es la misma  y éstos se organizan bajo las mismas pautas de siempre. Es cierto que con los años se han mejorado increíblemente las tecnologías utilizadas en este tipo de eventos pero el sector médico-farmacéutico es poco dado a grandes innovaciones y creatividades, así que utiliza siempre la misma fórmula de organización. Sabe que funciona y por ello prefiere no arriesgarse a modificarla.

Podríamos decir que los únicos cambios sufridos a partir del establecimiento del Código se resumen en tres:
- El programa social de los congresos cada vez toma menos importancia, o se suprime. Deben restringirse las actividades alejadas del contenido científico.
- Los expositores han de analizar con lupa sus fórmulas de promoción, vigilando que éstas no sean demasiado "creativas".
- El sponsor ha tenido que replantearse cómo invertir en los congresos médicos.

Este último punto se ha visto especialmente afectado a causa de la crisis sufrida durante 2009, que ha provocado reducciones de entre el 20% y el 30% de la inversión de las farmacéuticas en congresos médicos. Las regularizaciones de las administraciones y la aparición de los genéricos y los principios activos también han contribuido al descenso de las inversiones en congresos médicos. Ahora los patrocinadores no sólo han de vigilar cómo invierten sino también cuánto. El retorno de la inversión se hace imprescindible.

Reacción del Sector

En cuanto a la reacción del sector congresual ante el Código Deontológico, de manera oficial deberíamos decir que se ha acogido positivamente. No olvidemos que éste ha sido creado por los propios laboratorios como medida de autorregulación. No obstante, extraoficialmente la respuesta varía levemente, ya que algunos profesionales se han visto perjudicados por el Código como son ciertas asociaciones que han tenido que reducir su creatividad, aquellos OPC que trabajaban dependiendo de las esponsorizaciones o los destinos y sedes con infraestructuras de lujo que no entran en el canon que rige el Código. Algunos de estos centros incluso se han visto obligados a hacer cambios en sus instalaciones para poder competir en el mercado de congresos médico-farmacéuticos.

Independientemente de las opiniones que puedan surgir, hemos de tener claro que el Código Deontológico ha entrado en España para quedarse y seguirá evolucionando al igual que ha sucedido en otros países pioneros. De hecho, es ya tan conocido y está tan interiorizado —sobre todo por el temor a los expedientes— que en 2009, de los 2.989 actos analizados por Farmaindustria, 2.602 resultaron sin incidencias, tal y como informó José Zamarriego, director de la Unidad de Supervisión Deontológica de Farmaindustria, en la sesión de formación organizada por MPI Spain Chapter en Barcelona y Madrid el pasado noviembre.

Aún viendo estas cifras tan elevadas de cumplimiento del código, siendo realista creo que el control es realmente complejo. Es imposible "ponerle puertas al campo" y dependiendo de los niveles de auditoría al que se someta cada compañía, es posible que alguna pueda saltarse las normas del Código.