www.nexotur.com

Gerardo Díaz Ferrán defiende su gestión y atribuye el cierre de Air Comet a la crisis económica y la falta de financiación

‘En mis cuarenta años como empresario es la primera vez que me enfrento a una situación tan dramática’, afirma

jueves 24 de diciembre de 2009, 01:00h

"Air Comet era un proyecto ilusionante tanto para los accionistas como para los trabajadores que desgraciadamente se ha roto". Así lo explicaba en rueda de prensa Gerardo Díaz Ferrán, que atribuye la quiebra de la compañía aérea a la crisis económica y a la imposibilidad de encontrar financiación.

El presidente de la CEOE y de Air Comet, Gerardo Díaz Ferrán, defendía ayer su gestión al frente de la aerolínea, atribuyendo la quiebra a la crisis económica y a la imposibilidad de encontrar financiación tanto de las propias empresas del Grupo Marsans, que ya habían aportado 143 millones de euros, como de un comprador privado, que, según reveló, iba a inyectar 90 millones de euros antes de la sentencia de un juez británico.

"En cuarenta años como empresario es la primera vez que me enfrento a un concurso de acreedores y a una situación tan dramática", explica Díaz Ferrán, insistiendo en que "ya no había euros" para seguir invirtiendo. "Air Comet era un proyecto ilusionante tanto para los accionistas como para los trabajadores que desgraciadamente se ha roto", indica el copropietario de la aerolínea, que considera que la sentencia "es desproporcionada en el tiempo, ya que obliga al cierre en el peor momento".

La aerolínea hizo lo posible por retrasar el cierre

Al respecto, indica que la compañía aérea hizo lo posible por retrasar hasta después de Reyes la aplicación de la sentencia, que llegó "tan sólo cinco días después de la demanda" y que implicaba la paralización de las ventas de billetes desde el viernes y la inmovilización de los aviones a partir del lunes, para lo que Air Comet intentó negociar con el banco alemán Nord Bank un aplazamiento de la deuda sobre su flota. "No se nos ponía ni al teléfono", apunta.

Díaz Ferrán asegura que la aerolínea estaba "bien gestionada" y que durante los dos últimos años, ante la "virulencia de la crisis, el descenso del tráfico aéreo, los bajos precios y la falta de ingresos permanente que venía sufriendo la compañía aérea para su explotación", buscó "todo tipo de financiación sin encontrar ni un solo crédito". En cuanto a la venta de billetes, el copropietario de la aerolínea, precisa que no sabe con exactitud cuantos se han vendido y se ha limitado a cifrar en 7.100 los afectados en esta semana, indicando que algunos viajeros que realizaron la compra anticipada dieron ya de baja su billete. "Yo mismo viéndolo desde fuera ante esta situación tampoco volaría con Air Comet", reconoce.

Finalmente, Díaz Ferrán confirma que la compañía ha iniciado los trámites para la presentación del concurso de acreedores voluntario mediante una cuestión previa, que permite fijar un plazo máximo de tres meses para llegar a un acuerdo con todos los acreedores. En cuanto al pago de las nóminas atrasadas, reitera su compromiso de abonar la nómina de octubre y parte de la noviembre a los trabajadores y los pagarés firmados por los trabajadores, que cobrarán "incluso si se han devuelto", pero señala que el resto de los salarios adeudados y la indemnización mínima de 20 días por año trabajado dependerá de "las prioridades que fije el juez".