www.nexotur.com

El capítulo español de MPI analiza con detalle la profesionalización de las asociaciones médicas, sus causas y sus consecuencias

Algunos profesionales opinan que las empresas OPC no han evolucionado al mismo ritmo que las sociedades

viernes 04 de diciembre de 2009, 01:00h

El capítulo español de MPI ha llevado a cabo una mesa redonda moderada por el director comercial del mercado asociativo del CCIB, Frank García, en la que se ha analizado a fondo la profesionalización de las asociaciones médicas, detectando tanto las causas como las consecuencias de ésta.

La mesa redonda, titulada ‘Una nueva era en el mercado asociativo’, la han formado diversos profesionales del sector, como el director de Congresos de  la Sociedad Española de Medicina de Familia y Comunitaria (SEMFyC), Xavier Esteve; el relaciones públicas de Almirall, Rafael Grande; la coordinadora del departamento de Congresos de Grupo Pacífico en Barcelona, María San Miguel; y la responsable  de  Congresos  de  la  Sociedad  Española  de Medicina General, Mercedes  Otero,  .

Tras una breve presentación, los ponentes han puesto de manifiesto sus distintas perspectivas respecto a la reciente profesionalización de las asociaciones, especialmente las médicas, donde ya es habitual encontrar departamentos internos de organización de eventos y congresos. Buen ejemplo de ello son la SEMFyC y la Sociedad  Española  de Medicina General. Sus representantes, Esteve y Otero, han defendido su modelo de negocio alegando que internamente se gestionan mejor los congresos, y por supuesto, “salen más rentables”, comenta Mercedes Otero. Otra de las razones que ha provocado la transformación han sido los continuos cambios de juntas en las asociaciones con sus consecuentes cambios de OPC, ha comentado Xavier Esteve. “Aunque lo solicites, las OPC nunca se pasan el histórico de unas a otras y por tanto no pueden aportar un servicio comparable al de un departamento interno porque no tienen tanto conocimiento de la asociación”, ha añadido.

Aunque Rafael Grande se ha mostrado partidario de este nuevo modelo de gestión en las asociaciones, afirmando que las OPC no han evolucionado al mismo nivel que las sociedades médicas, María San Miguel ha salido en defensa del Sector, puntualizando que no todas las agencias de eventos y congresos funcionan del mismo modo. “Las que no aportan un valor añadido, tanto de consultoría de sus expertos como de ventajas en logística y otras gestiones, tenderán a desaparecer, sobre todo ahora que nos encontramos en momentos menos prósperos”, ha señalado. Ha defendido también, que los acuerdos a largo plazo consiguen que una OPC adquiera más conocimiento sobre la sociedad médica y pueda funcionar como un brazo más de ésta, actuando como si fuera su secretaría técnica interna.

El futuro de las asociaciones médicas

Rafael Grande se ha mostrado pesimista en cuanto al futuro del Sector. Ha opinado que debido a las regularizaciones de las Administraciones y la aparición de los genéricos y los principios activos, las empresas farmacéuticas cada vez invertirán menos en congresos de sociedades médicas. Además, ha sugerido recortar el número de congresos o agrupar distintas especialidades en un mismo evento para reducir costes.

Por su parte, Mercedes Otero, consciente de esta disminución de fondos de la industria farmacéutica, ha considerado que será necesario buscar otras fuentes de financiación pero no cree que se vayan a reducir el número de congresos. Ha destacado, además, la importancia de cara al futuro de innovar: “Debería ser obligatorio innovar en cada congreso”, ha apuntado. También ha insistido en que las sociedades médicas seguirán potenciando la profesionalización de sus departamentos, externalizando así, solamente pequeños servicios. Esteve, de acuerdo con esta afirmación, ha dudado de que vayan a haber grandes cambios en el Sector, “quizás una mínima regularización”.

Por último, María San Miguel ha opinado que esta regularización será más que evidente, haciendo desaparecer a todas aquellas OPC que no sean capaces de colaborar con las sociedades médicas como si fueran su misma empresa.