www.nexotur.com

El 66,70% de las reuniones se celebran en otoño y primavera y los meses de mayor actividad son mayo y octubre, según el SCB

El promedio de duración de los eventos se sitúa en 2,39 días en 2008, que supone un descenso de tiempo de 0,030 días respecto a 2007

jueves 05 de noviembre de 2009, 01:00h

El informe del Spain Convention Bureau ha indicado que las estaciones de otoño y primavera son las de mayor actividad y representan un 66,70% del total del año. Además, los meses más productivos son mayo, octubre, junio, abril y noviembre en 2008. El promedio de duración es de 2,39 días, algo menor que en 2007.

En el año 2008, sin romper el comportamiento estacional propio del Mercado de Reuniones, hay que indicar algunos pequeños cambios de comportamiento que se vienen produciendo en los últimos seis años. Uno de los más destacados es la mayor redistribución  de las reuniones a lo largo del ejercicio.

Si bien, por orden de mayor actividad a menor, mayo, octubre, junio, abril y noviembre son los meses más prolíficos, los que menos volumen de trabajo tienen son los meses del periodo estival, es decir, julio y agosto y, finalmente, diciembre.

Por segmentos de ciudades no se registran diferencias notables de comportamiento, aunque parece que en las urbes de menos de un millón de habitantes se da una mayor concentración de eventos en los meses de primavera y otoño, mientras que en las ciudades más grandes se observa una mayor distribución.

Asimismo, hay que señalar que la tendencia de los últimos años en que las reuniones tendían a concentrarse más en otoño que en primavera, durante 2008 se ha interrumpido, siendo los meses de primavera los que han acogido el mayor número de encuentros.

Respecto a la duración de las reuniones, el promedio se ha situado el año pasado en 2,39 días, disminuyendo en 0,030 días, respecto al ratio de 2007. Este "ligero" descenso se suma a la tendencia "muy moderada, pero sostenida" que, desde 1998, mostraba la reducción de la duración de las reuniones.

‘Pequeñísimas variaciones’

El descenso registrado durante 2008, se debe a "pequeñísimas" variaciones a la baja de las reuniones de entre tres y cuatro días, y al alza de las reuniones de hasta dos días, según ha informado el Spain Convention Bureau.

Además, en la mayoría de los años precedentes, la duración media de las reuniones era, directamente proporcional al tamaño de las ciudades, de manera que las reuniones celebradas en las ciudades mayores tenían más duración. Sin embargo, a partir de 2005 el comportamiento ha sido distinto, posiblemente debido a la mayor redistribución de las tipologías de reunión. Así, a consecuencia de esta mayor redistribución, las diferencias entre los distintos segmentos de ciudades han tendido a matizarse.

Finalmente, el año 2008 ha reflejado un comportamiento atípico en las ciudades de 500.000 mil a un millón de habitantes, pero no parece que se deba a una pauta establecida entre el tamaño de la ciudad y la duración de la reunión, más allá de que en las ciudades de menos de 200.000 habitantes la duración de los eventos es menor que en resto de ciudades.