www.nexotur.com

Editorial NEXOTUR: Esperando la ‘última hora’

Contar con datos rigurosos es una necesidad a la que el Sector Turístico deberá dar cumplida respuesta

martes 04 de agosto de 2009, 01:00h

Los agentes estan en vilo. Las ventas de la temporada clave están acusando la depresión que sufre el consumo. Pese al repunte experimentado a principios de junio, el descenso medio del gasto del cliente está siendo una de las características de una temporada que determina el balance anual de las agencias.

La última hora, que es consustancial con las ventas de viajes desde hace varios años, es ahora la única esperanza, pero, aunque así fuera, la caída de la rentabilidad es ya un hecho. Tirar los precios está siendo, un año más, el recurso dominante de las grandes redes. Pero en esta ocasión el objetivo no es ganar cuota de mercado, sino salvar un año crítico. Al menos para la mayor parte de nuestras agencias.

La falta de información continúa siendo una de las carencias endémicas de la comercialización turística en España. Esta temporada, más que nunca, se hecha en falta un Servicio de Estudios que permita conocer cómo marchan las ventas en las agencias. La propuesta del director general de Viajes El Corte Inglés, realizada como consejero de UNAV en el último congreso de la decana del Asociacionismo, señaló a NEXOTUR como posible muñidor del Servicio de Estudios de las Agencias de Viajes. El reto está lanzado y este será, probablemente, uno de los objetivos que se planteará el Sector en los próximos tiempos.   

¿Cómo está el Sector? Depende de con quien se le compare. Y ésa es precisamente una de las carencias (y de las virtudes) de una actividad que no se compara con las demás. ¿Caen las ventas de las agencias por debajo de los principales epígrafes del consumo familiar y del gasto de las empresas? La respuesta a esta pregunta, mediante datos precisos y periódicos sobre la evolución real de las ventas, no ayudará a mejorar los resultados de las agencias, pero sí aportaría un necesario termómetro para conocer la evolución de la salud sectorial.

El Sector necesita, para orientar en cada momento su estrategia comercial, saber la evolución de la demanda. Pero no sólo con carácter general. Se trata de que todos los agentes, no sólo los responsables de las grandes redes, sepan la marcha de los principales destinos, productos y segmentos de la oferta emisora. Información que, en buena parte, existe hoy; aunque no sea accesible todavía. Los GDS, en especial Amadeus, y las centrales de reserva o los Grupos comerciales, además de las grandes minoristas con implantación estatal, disponen (o pueden obtener) información precisa y actualizada de la evolución de las ventas. Pero, como en el antiguo proverbio sufí, sólo pueden ver una parte del elefante, pues carecen de perspectiva para ver la globalidad.

Por eso, cuando la última hora es una expectativa para tantos agentes, se hace aún más necesario un Servicio de Estudios del Sector, que de una respuesta rigurosa y eficaz sobre lo que está pasando. A la incertidumbre en relación a cómo se desarrollará la crisis se suma así a la carencia de datos ciertos de la coyuntura.

El Sector no puede depender de los datos, siempre edul-corados por la conveniencia política, de unas Administraciones turísticas ocupadas en pesar y medir el receptivo, pero que ignora al mercado emisor. Y menos aún de los índices de coyuntura que elabora determinado lobby, a partir de datos de las grandes redes, cuya finalidad es oriental la opinión pública (y en especial la de los gobernantes) hacia los intereses de los grupos sectoriales y las grandes empresas.

Grado de la caída del consumo, repuntes de las ventas, comportamiento de los precios, medición del gasto medio, demanda de productos, evolución de destinos o de las ventas de última hora, son preguntas que exigen respuestas.

Que les sea útil. Ese es nuestro mayor interés.