www.nexotur.com

El CAI ya cuenta con el visto bueno de la autoridad de competencia para hacerse con el control de Alitalia

lunes 08 de diciembre de 2008, 01:00h

El despegue de la nueva Alitalia está cada vez más cercano. Tras confirmar que se haría cargo de la deuda de Alitalia, el consorcio de empresarios Compañía Aérea Italiana (CAI) da un nuevo paso en su objetivo de relanzar a la deficitaria aerolínea, obteniendo el visto bueno de las autoridades de competencia para hacerse con el control de Alitalia.

Sin embargo, el visto bueno estará sometido a una serie de condiciones que "eviten la imposición de precios y otros requisitos contractuales injustificadamente perjudiciales para los consumidores", según informan la Autoridad Garante de la Competencia y del Mercado (AGCM). Alguno de las condiciones son que el consorcio de empresarios italianos garantice una amplia selección de tarifas y que se acaben las posiciones de monopolio antes de 2011. Además, las tarifas con descuento deberán ser accesibles en todos los periodos del año, para todas las rutas y en cada vuelo.

En lo que respecta a la asistencia de los pasajeros, el AGCM ha advertido al consorcio  que tendrá que garantizar el pago de una indemnización proporcional al pasaje adquirido por el viajero en caso de cancelaciones o retrasos importantes. Asimismo, antes de que pase un mes desde el inicio de las operaciones, la nueva Alitalia deberá crear un teléfono gratuito para atender las demandas de los usuarios, así como incluir en la web de la compañía aérea un espacio en el que los clientes puedan conocer el estado de los vuelos.

Por otra parte, en lo que respecta al inicio e las operaciones de la nueva Alitalia, prevista en un principio para el 1 de diciembre, probablemente habrá que esperar hasta la finalización de las vacaciones de navidad para ver despegar el primer vuelo. Así lo ha explicado el ministro de Desarrollo Económico del Gobierno, Claudio Scajola, que ha confirmado que se esperará a que finalicen estas fechas para evitar problemas de transporte por la situación excepcional que suele generarse en los aeropuertos.