www.nexotur.com

Argentina pretende atraer la inversión de los hoteleros españoles a través de sus ‘Planes e Incentivos a la Inversión Extranjera’

El Gobierno argentino ofrece a los inversores turísticos españoles créditos promocionales y eximición de diversos impuestos

miércoles 03 de octubre de 2007, 01:00h

El total de inversiones realizadas en la República de Argentina en hoteles inaugurados por cadenas internacionales ascendió durante los últimos años, según datos de su Ministerio de Turismo, a 545 millones de euros, de los cuales más de 57 millones corresponden a las cadenas hoteleras españolas Sol Meliá y NH Hoteles.

El Plan Federal Estratégico de Turismo Sustentable (PFETS) o la Ley para Inversiones Extranjeras son algunos de los ‘Planes e Incentivos’ que el Gobierno argentino tiene puestos en marcha para fomentar la inversión extranjera en su sector turístico. Zonas de desarrollo, exoneración de impuestos o ventajas fiscales son algunos de los reclamos que plantea.

Tal y como explicó durante la pasada edición de la Conferencia Iberoamericana de Ministros y Empresarios de Turismo (CIMET) el ministro de Turismo, Carlos Enrique Meyer, "somos muy optimistas en cuanto al futuro que le depara a Argentina el sector turístico, ya que nos encontramos frente a un horizonte de crecimiento sostenido en esta materia".  Según apuntó, existe "un fuerte compromiso del presidente de la nación y el mío propio para que el país sea cada vez más un destino consolidado en el mercado internacional, con altos estándares de calidad en cuanto a la prestación de sus servicios".

Ayudas y zonas de desarrollo

En primer lugar, la Ley 21.382 sobre Inversiones Extranjeras, promulgada bajo el Decreto Reglamentario 1.853/93 desde la Secretaría de Comercio e Inversiones del ministerio de Economía y Obras y Servicios Públicos, está destinada a todos aquellos inversores extranjeros que destinen sus fondos a promocionar, ampliar o perfeccionar las actividades económicas dentro del país. Sus beneficiarios podrán transferir al exterior las utilidades líquidas y realizadas provenientes de sus inversiones, repatriar su inversión en cualquier momento, y utilizar cualquiera de las formas jurídicas de organización previstas por la legislación nacional. Además, las empresas locales de capital extranjero podrán hacer uso del crédito interno con los mismos derechos y en las mismas condiciones que las empresas locales de capital nacional.

Por otro lado, existen regímenes provinciales que incentivan la inversión turística extranjera con diversos beneficios, como la eximición de impuestos a sellos, actos y contratos, la eximición a los ingresos brutos y tasas retributivas, los créditos promocionales o la cesión de usufructo o propiedad de bienes del Estado. Asimismo, el Plan Federal Estratégico de Turismo Sustentable (PFETS), desarrollado dentro de la Ley Nacional de Turismo 25.997 de 2005, estableció diversas localizaciones con prioridad para su acondicionamiento (corredor de la Puna, Área Talampaya, Valle Fértil, Comechingones, etcétera) con inversiones anuales de unos 392 millones de euros.