OPINIÓN / NEXO

Un modo respetuoso

El autobús es el modo de transporte colectiva más seguro. Eso lo sabemos gracias a los datos de siniestralidad que aportan distintas fuentes. Pero también es una excelente solución en la lucha contra el cambio climático y en favor de la mejora de la calidad del aire en las ciudades. Son muchos los operadores de transporte público que apuestan por vehículos propulsados con energías alternativas, en ocasiones debido a las ordenanzas municipales y sus exigencias, pero en otros muchos casos gracias a la conciencia social y medioambiental que han demostrado sobradamente. La constante búsqueda de la eficiencia en las rutas y en las flotas, la incorporación de unidades eléctricas, el cuidado del pasajero... Todo ello contribuye a la calidad del servicio.