OPINIÓN / NEXO

Al pie del cañón

Una vez más, las inclemencias climatológicas y las catástrofes sacan lo mejor de cada persona. Han sido muchos los ciudadanos anónimos que han puesto su granito de arena ayudando a limpiar las calles y los accesos a los centros de atención sanitaria, después del paso de Filomena por prácticamente toda la Península. Pero también merecen mención los conductores del transporte profesional, tanto de autobuses como de camiones, que han demostrado su más que innegable compromiso con la sociedad para estar siempre, siempre, en favor del servicio público. Chóferes de autocar atrapados en sus vehículos y atendiando a sus pasajeros, conductores de urbano cuidando en lo posible sus autobuses... Al pie del cañón, de nuevo, y no será la última.