OPINIÓN / NEXO

Transporte público accesible

Hace ya varios años que los responsables del transporte público en las ciudades están convencidos de la necesidad de que este servicio sea accesible para todo el mundo. Poco a poco, los vehículos se han ido adaptando a las necesidades de sus usuarios con alguna minusvalía. Pero el paso del tiempo hace que los requerimientos evolucionen, y por eso la incorporación de la tecnología ha sido esencial en muchas de nuestras urbes. Aplicaciones móviles de localización, reducir los tiempos de espera en las paradas, información sobre rutas y transbordos... Todo eso está ya, más o menos, implantado en nuestra sociedad. El siguiente paso es el de la facilidad de uso, por lo que muchas ciudades optan por ofrecer el pago con tarjeta o móvil e, incluso, la gratuidad del servicio.